Carta al presidente del Olímpic de Xàtiva

El padre de Nil contesta a través de una carta al presidente del Olimpic.

David Barrera twitter de @SenyorBarrera @SenyorBarrera

Nil Marín defendiendo la portería del Girona. Foto: ABC

Nil Marín defendiendo la portería del Girona. Foto: ABC

Carta al Sr. Alfonso Rus, alcalde de Xàtiva, presidente de la Diputación de Valencia y presidente del CD Olímpic, que juega en la segunda división B de futbol.

Mi nombre es Víctor Marín Casanovas, soy de aquellos hombres que cuando les toca sentarse en los despachos de la gente importante, bajan la mirada y  esconden las manos por la vergüenza que me hace enseñarlas, llenas de llagas y rasguños de tanto trabajar. Y me senté en su mesa.

El desprendimiento de un muro en la carretera de acceso al castillo de la ciudad que usted gobierna me hizo ir corriendo hasta Xàtiva. Hacía falta actuar de urgencia, era necesario estabilizar la zona del desprendimiento para evitar que fuera a más y evitar que se cortara  la carretera de acceso completamente. Con la ayuda de su secretaria y de la informática, lo solucionamos rápidamente con un pequeño presupuesto para podernos poner manos a la obra y actuar de urgencia. Sentados en su mesa, yo le explique en qué consistían cada una de las actuaciones descritas en la oferta, el saneamiento del talud, los anclajes, el hormigón proyectado, etc. Usted le dio el visto bueno y me lo firmó con la condición de que la actuación fuera inmediata. Y así se hizo, al cabo de pocos días el problema ya estaba resuelto.

Puede ser que con estos datos que ahora le dado pueda recordarme o si no al menos sabe de qué le hablo. Este sábado he vivido el peor episodio de mi vida, se me ha matado un hijo en la carretera. Un joven de veinte años, deportista, buena persona, amigo de todos; cuando digo todos quiero decir de todos, de catalanes, de valencianos, de madrileños y de todos los paises y de todos los colores.

Mi hijo se llamaba Nil Marín López-Pastor, nacido en  Mataró, catalán de raíz, bisnieto de aragonés y nieto de Andaluces por parte de mi madre. Estudio en los Maristas de Mataró y actualmente cursaba tercero de ciencias de la actividad física y el deporte en la Universidad de Girona.

Como padre, yo no sé si usted lo es, imagínese el dolor que en estos momentos  tengo dentro de mí, mientras escribo esta carta me tengo que secar las lágrimas que me bañan las gafas para poder ver de cerca.

Mi hijo era el portero del filial del Girona FC, era aquel chico de veinte años muerto el sábado por la mañana cuando iba a entrenar, al cual los jugadores del FC Llagostera, compañeros y conocidos de Nil, querían rendir un pequeño homenaje con un minuto de silencio antes de empezar el partido contra su equipo, pero usted se negó respondiendo “si ha fallecido un portero del Girona lo sentimos, pero no nos incumbe”, que si tan importante era para ellos hacer este pequeño homenaje, que lo hicieran cuando jugarán en casa.

Pues sí, allá le haremos ese pequeño homenaje, pero le aseguro que no bajare la mirada ni esconderé las manos, las llevare como siempre llenas de rasguños, bien limpias y orgullosas de trabajar para quien sea, sean catalanes, valencianos, madrileños, de un color o de otro.

Nil era catalán, y mucho, como lo soy yo también, y lo  era el día que me senté en su mesa para ayudarle a resolver un problema. Porqué nosotros, los catalanes, tanto como si somos o no independentistas, somos gente de alma, carne y hueso, como usted, usted que el domingo nos discriminó como dicen en algunos tweets que dicen que este portero era un nacionalista y no tenía cabida hacerle un homenaje en vuestra casa.

De bien seguro que aquel 19 de noviembre de 2012, a usted le habría importado bien poco saber si yo era o no era nacionalista, si mis hijos lo eran o no. Entonces hoy aquel hombre de les manos reventadas continúa con el teléfono en las manos por si alguien de  Xàtiva, de Madrid o de Sevilla me necesita y le puedo ayudar, esta es la gran diferencia entre usted y yo.

Mataró, 29 de octubre del 2013

Texto original en catalán:

Carta al Sr. Alfonso Rus, alcalde de Xàtiva, president de la Diputació de València i president del CD Olímpic, que juga a la segona divisió B de futbol.
 
El meu nom és Víctor Marín Casanovas, sóc d’aquells homes que quan toca seure en els despatxos de la gent important, abaixen la mirada i s’amaguen les mans per la vergonya que a vegades em fa d’ensenyar-les, plenes de nafres i esgarrinxades de tant treballar. Jo vaig seure a la seva taula.

El despreniment d’un mur a la carretera d’accés al castell de la ciutat que vostè governa em va fer venir corrents fins a Xàtiva. Calia fer una actuació d’urgència, calia estabilitzar la zona de l’esllavissada per evitar que anés a més i tallés completament la carretera d’accés. Amb l’ajut de la seva secretària i la informàtica, vàrem poder enllestir ràpidament un petit pressupost per poder posar mans a l’obra i fer una actuació d’urgència. Asseguts a la seva taula, jo li vaig explicar en què consistien cada una de les actuacions descrites en l’oferta, el sanejament del talús, els ancoratges, el formigó projectat, etc. Vostè hi va donar el vistiplau i me’l va signar amb la condició que la actuació fos immediata. I així va ser, al cap de pocs dies el problema ja era resolt.

Pot ser que amb aquestes dades que ara li he donat pugui recordar-me o si més no sap de què li estic parlant.

Aquest dissabte he viscut el pitjor episodi de la meva vida, se m’ha matat un fill a la carretera. Un jove de vint anys, esportista, bona persona, amic de tothom; quan dic de tothom vull dir de tothom, de catalans, de valencians, de madrilenys i de tots els països i de tots els colors.

El meu fill es deia Nil Marín López-Pastor, nascut a Mataró, català d’arrel, besnét d’aragonès i nét d’andalusos per part de mare. Va estudiar als Maristes de Mataró i actualment cursava tercer de ciències de l’activitat física i l’esport a la Universitat de Girona.

Com a pare, jo no sé si vostè ho és, imagini’s el dolor que en aquests moments tinc dintre meu, mentre escric aquesta carta m’haig d’eixugar les llàgrimes que em banyen les ulleres que porto per poder veure-hi de prop.

El meu fill era el porter del filial del Girona FC, era aquell noi de vint anys mort dissabte al matí quan anava a entrenar, al qual els jugadors del FC Llagostera, companys i coneguts d’en Nil, volien retre un petit homenatge amb un minut de silenci abans de començar el partit contra el seu equip, però vostè s’hi va negar responent “si ha fallecido un portero del Girona lo sentimos, pero no nos incumbe”, que si tan important era per a ells fer aquest petit homenatge, que el fessin el dia que juguessin a casa seva.

Doncs sí, allà li farem aquest petit homenatge, però de ben segur que no abaixaré la mirada ni m’amagaré les mans, les portaré com sempre esgarrinxades, ben nues i orgulloses de treballar per qui sigui, siguin catalans, valencians, madrilenys, d’un color o d’un altre.

En Nil era català, i molt, com jo ho sóc també, i ho era el dia que vaig seure a la seva taula per ajudar-lo a resoldre un problema. Perquè nosaltres, els catalans, tant si som o no independentistes, som gent d’ànima, carn i os, com vostès, vostès que diumenge ens varen discriminar com diuen en alguns tuits, que diuen que aquest porter era un nacionalista i no tenia cabuda fer-li un homenatge a casa vostra.

De ben segur que aquell 19 de novembre del 2012 a vostè li hauria importat ben poc saber si jo era o no era nacionalista, si els meus fills ho eren o no. Doncs avui, aquell home de les mans rebentades continua amb el telèfon a les mans per si algú de Xàtiva, de Madrid o de Sevilla el necessita i el pot ajudar, aquesta és la gran diferència entre vostè i jo.
 
Mataró, 29 d’octubre del 2013


  • Xavier Serra

    A ver si lo pillo: ¿existen algunas personas que están de acuerdo con el comportamiento del alcalde?

    Esa actitud, supuesto que haya sucedido este lamentable malentendido, me
    da mucho miedo porque, más allá de cualquier consideración, está la
    humanidad.

    Me dedico a la filosofia, y Hannah Arendt – quizá hayan visto la
    reciente pel·lícula biográfica – llamó a este fenómeno “la banalidad del
    mal”. La aplicó a Eichman, que pdoria – según ella – haber sido uno
    cualquiera de nosotros.

    La miseria moral no es de grupos, o de pueblos… es de personas. Y
    entre algunos comentarios adláteres del pobre Rus, estamos
    bien servidos.

    ¡Felices sueños!, conciencias tranquilas.