Cara en el primer equipo, cruz en el filial

El Atlético de Madrid “B” ha arrancado con mal pie su temporada y coquetea con los puestos de descenso


Piña del filial colchonero

Piña del filial colchonero

El Atlético de Madrid “B” ha arrancado con mal pie su temporada y coquetea con los puestos de descenso

El Atlético de Madrid vive un gran momento, pero no en la totalidad de sus estamentos. Mientras la primera plantilla pugna por la liga y hace un gran papel en Europa, uno de sus equipos fundamentales cojea. No es otro que el filial, encuadrado en el Grupo II esta temporada.

Los de Santaelena no acaban de arrancar y se muestran como un equipo inestable, con altibajos. Marchan ahora mismo en puestos de descenso a Tercera, donde juega su tercer equipo, el Atlético de Madrid “C”, que sufre mientras ve al “B” en descenso. La caída del segundo equipo condenaría a descender automáticamente al tercer equipo una categoría, haga lo que haga.

Once de treinta y seis

Tras doce partidos, el conjunto rojiblanco marcha en decimoséptima posición, dentro de puestos de descenso, con once de treinta y seis puntos posibles. Un bagaje muy corto que les coloca como el peor filial de los que forman el Grupo. Y son seis.

El equipo no acierta a la hora de abordar los partidos y, sobre todo, de cerrarlos. Sus números en cuanto a goles, sin ser espectaculares, no son malos. Suman catorce goles a favor y dieciséis en contra, números que les alejan de los peores en este aspecto.

Sin embargo, esos tantos soólo han conseguido dar tres victorias, la última ante el Puerta Bonita en casa. Junto a esas victorias, dos empates y el peor de los datos, nada más y nada menos que siete derrotas.

El filial perdió contra el Amorebieta. Foto: www.elgoldemadriz.com

El filial perdió contra el Amorebieta. Foto: www.elgoldemadriz.com

El año pasado, de menos a más

El conjunto de Santaelena el pasado año también fue de menos a más, cerrando la temporada con en una gran forma y peleando con los de arriba, situación que desde el seno colchonero esperan que este año se repita.

Eso sí, el año pasado contaban con un bloque más “veterano” que abandonó en verano la entidad, que renovó ampliamente la plantilla. Junto a ellos, un valor de futuro de primer nivel: Óliver Torres. La actual plantilla aun no se ha conjuntado y eso se nota en los partidos… y en los resultados.

Bajas

Las bajas del pasado verano han mermado el potencial de la plantilla del primer equipo de formación del Atlético “B”. Aparte de las salidas ya mencionadas y la promoción de Óliver Torres al primer equipo, se han producido dos salidas permitidas por el club muy sonadas.

Una es la de Cidoncha. centrocampista que formaba parte la pasada temporada del filial y que ha sido cedido al Real Zaragoza, donde juega esta temporada. Su presencia en el equipo maño, pese a su juventud, está siendo importante.

Otro que salía, en este caso a primera división, era Saúl Ñíguez, que jugaba la pasada temporada 18 partidos con el filial y tuvo presencia en el primer equipo. Este año, cedido en el Rayo Vallecano, no aporta el filial colchonero y se nota. El jugador también es de la confianza de su entrenador, Paco Jémez.


Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *