El Huesca acabó con el imbatido

Los oscenses acaban con la imbatibilidad de un Barakaldo que reclamó dos penaltis. Borja Sánchez y  Fito anotaron los goles azulgranas, Mentxaka el gol fabril.

Asier Sánchez twitter de @asier_sanchez @asier_sanchez

Imagen del Barakaldo-Huesca jugado esta tarde. Foto:LasegundaB

Imagen del Barakaldo-Huesca jugado esta tarde. Foto:LasegundaB

Llegaban al duelo de Lasesarre en muy diferente posición Barakaldo y Huesca. Los locales, tras el empate del filial canario, con esperanzas de ser lideres. Los oscenses con la intención de salir de abajo, zona de la clasificación que día a día se aprieta más.

En la desapacible tarde en Lasesarre empezaron mejor los aragoneses. Ya en el minuto tres Borja Sanchez, que le ganaba a Ariño la partida en velocidad, enviaba un potente golpeo al larguero y despertaba a los de casa.

Desde entonces, el Barakaldo llevó el peso del partido. Posesiones largas pero sin peligro para Zabal. La altura de los altoaragoneses privaba a los de Zurimendi de hacer peligro a balón plantado.

Avisaba el Huesca de nuevo en un balón golpeado desde el medio campo que superaba a Serantes pero no entraba en portería.

Después iba a llegar el gol visitante. Jugada de ataque entre Camacho y Borja Sanchez que acaba siendo desbatatada. La defensa local, desafortunada, no acierta a conectar con el centro del campo. Robo, área, pase atrás y gol. Enfado del banquillo fabril que pudo evitar el tanto fácilmente.

Después del tanto pedía la grada rival un penalty por agarrón a Orbegozo. Mirada del árbitro al linier, que no gesticula. Se quedó sin efecto.

El primer tiempo moría sin más a comentar y con mucho por mejorar para los locales, sonrisas visitantes.

La segunda parte sirvió para dejar clara la validez del planteamiento de Amaral. Equipo serio y cerrado y balones a la velocidad de Borja Sanchez, improvisado y letal punta hoy.

Eso si, primero el Barakaldo se iba a encargar se darle salsa al partido. Balón de Orbegozo que asiste a Mentxaka. Éste cruza sin que Zabal pudiera hacer nada.

Después, y con monologo gualdinegro respecto a la pelota, dos errores iban a dilapidar el esfuerzo y a cerrar los puntos para los visitantes.

Dos goles casi idénticos, con mismo firmante y originados en fallos de union entre la defensa entre sí y el medio campo de los locales. Balones que caían mansos en los pies de Borja Sánchez, que no fallaba.

El Barakaldo lo intentó hasta el final, con hasta tres ocasiones de Etxaniz, que fue receptor de una pena máxima no señalada, otra de Garrido y una de Dañobeitia. Se quedaron en nada.

Con este resultado los fabriles caen un puesto en la tabla, ahora son terceros mientras que los oscenses remontan hasta la undécima posición a cinco puntos del cuarto, Sestao River.