El día que David venció a Goliat

Hoy se cumplen cinco años de la histórica victoria del Real Unión frente al Real Madrid en Copa del Rey

Asier Sánchez twitter de @asier_sanchez @asier_sanchez

El Real Unión mató al gigante

El Real Unión mató al gigante

Por lástima, el modelo de Copa actual no nos deja vivir más a menudo historias como esta. Historias en las que el gigante sucumbe ante el chico, historias de fútbol que se recuerdan año tras año. Hoy es el aniversario de una de ellas. Hace cinco años el Real Unión lograba eliminar al Real Madrid en el torneo copero.

Doce de noviembre de 2008. Noche de otoño en el Bernabéu y cita con la épica. En la tarde de aquel día se daban cita un modesto equipo de categoría humilde contra el todopoderoso Real Madrid. Y, además, en la casa del gigante. A la cita acudían los aficionados fronterizos que pudieron trasladarse hasta Madrid en una tarde entre semana mala para viajar. El esfuerzo iba a valer la pena.

En la batalla previa, disputada en la casa del chico -primera desventaja de este torneo más que mejorable- el Real Unión sacaba sus mejores armas y vencía al Real Madrid por 3-2. Fiesta. Pero ahí no iba a acabar todo. La ilusión iba a poder con la fuerza. Y el Real Madrid no tenía esas ganas que sí tuvo el Real Unión. Qué mala es la confianza en esto del fútbol.

cena real unionNingún campo es inexpugnable. Y si no que se lo digan al hoy protagonista. El Real Unión iba a lograr un 4-3 que les servía para ser equipo de moda durante unas horas. Los protegonistas Abasolo, Salcedo y Eneko Romo. O quizá no sólo estos tres. Muchos más: hombres tan conocidos como Zuhaitz Gurrutxaga, Manu García, Beobide, Berruet, Seguro… Nombres que quedarán siempre ne la historia del equipo guipuzcoano.

Héroes que lograron que los tres goles de Raúl González Blanco, capitán del conjunto merengue, se quedaran en nada. Que el esfuerzo, tarde, del equipo de la capital fuera en vano. Los deberes hay que hacerlos en su momento.

Cincuenta mil personas vieron como el Real Unión derrotaba al gigante, al Real Madrid. Veían como Schuster ponía su primer gran bache en un camino que iba a terminar sacándole del banquillo blanco. A la historia de una hazaña que acabó más tarde en ascenso y en las páginas más bonitas de la historia cercana del Real Unión.

Que por tan poco se pueda ver algo tan bonito y que cueste tanto verlo porque la forma en la que está diseñada la competición no lo permite… Cada vez menos veces se come el pequeño al grande. Fútbol.


Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *