Los “días del club” a debate

Los clubes pierden en recaudación en este tipo de días respecto a temporadas anteriores y muchos empiezan a plantearse suprimir este tipo de encuentros


Los días del club se reducen

Los días del club se reducen

El día del club es una tradición dentro de los clubes del fútbol español. No hay categoría donde no haya algún conjunto que aun conserve esta antigua tradición. Es un día diferente en el que todos deben pasar por taquilla. Incluso los socios. Generalmente, los abonados al club en cuestión deben pagar más o menos según la tribuna en la que se sienten. Se suele hacer de una sola vez, como “día del club” o dividido en dos, mediante dos “medios días del club”. Habitualmente, los partidos elegidos son atractivos, para evitar la “fuga” de socios.

Una iniciativa antigua que sirve a los clubes para obtener una recaudación adicional, una iniciativa aceptada con más o menos protestas por los fieles de los clubes siempre. Pues cada vez son menos los que aceptan este tipo de partidos. Las voces se alzan y las protestas crecen, cada día son más los que piden que estos encuentros sean eliminados.

El mal momento económico que vivimos está ayudando a que los contrarios a este tipo de días sea eliminado. Y la verdad es que cada año es menor, por lo general, la recaudación que se obtiene con este tipo de días.

Y es que los socios están optando por quedarse en casa los días que toca pasar por taquilla, por estar en contra de este tipo de medidas o por no vivir en estos momentos de forma holgada en lo económico.  La asistencia en los campos ha llegado a reducirse a la mitad cuando se ha optado por este tipo de días.

Difícil solución

Los clubes no son ajenos a la respuesta de sus socios. Saben que, día a día, año a año, son menos los aficionados que acuden a su campo cuando toca pasar por taquilla. Y, lógicamente, la recaudación también disminuye.

Pero el riesgo es grande. No es bueno que tu afición esté descontenta. Y por ello muchos clubes han optado ya por retirar estas iniciativas. Como alternativa, muchos han comenzado a cobrar en los amistosos que antes eran de entrada gratuita, aunque fuera sólo un par de euros.

Los clubes de Segunda B se defienden. Y es que hoy día lograr ayudas y patrocinios es muy difícil, casi imposible en algunos casos y poblaciones. Y recuerdan que es el socio el que mantiene tradicionalmente al club y que esto no puede cambiar, ya que hablamos de entidades privadas.

Una vez más toca entrenar el ingenio y buscar nuevas opciones. Nuevas ideas para obtener nuevos ingresos en una categoría cara y en la que el socio sufre. También sus clubes.