Una difícil vuelta a casa

El Cacereño retorna a su Principe Felipe después de ver cómo muchas cosas salían como no se esperaba


El Cacereño vuelve a casa | Portal Cadista

El Cacereño vuelve a casa | Portal Cadista

Nos vamos hasta Cáceres. Allí juega un humilde club, el Cacereño, que trata de sobrevivir en este difícil mundo que es la Segunda B. Y nos vamos hasta el verano, momento que en el club se elige abandonar el Príncipe Felipe, su casa, estadio que pertenece al Cacereño. Su casa de verdad.

Pero cuando mantener una casa cuesta más que los beneficios que te da, no hay más remedio que abandonarla. Y esta es la decisión que tomaron desde la dirección del club. El Cacereño no podía hacer frente a los cerca de 200.000 €uros que cuesta mantener esta casa sin que sus cuentas temblaran.

Unos 200.000 €uros le cuesta al Club jugar en el Príncipe Felipe

La vista se dirigió muchas veces a la Ciudad Deportiva de la ciudad, propiedad de la Junta de Extremadura, que declinó la petición del club. Una impecable zona deportiva que no podía aprovechar el club. Césped artificial, gradas cubiertas, zonas para entrenamiento, muchas posibilidades. La Junta, argumentando que aquella es el lugar de entrenamiento de los deportistas de alto rendimiento, no dejó que el club hiciera uso de las instalaciones.

La segunda mirada se dirigió hasta El Cuartillo, otra instalación del entorno. La instalación, propiedad de la Diputación, viene siendo utilizada por un equipo de rugby desde hace varios años. La única petición de la Diputación entonces se basó en que el Cacereño y este equipo de rugby se entendieran y los dos pudieran utilizar las instalaciones. Si esto sucedía, sin problema, la instalación sería para el Cacereño, compartida.

El Príncipe Felipe verá pronto al Cacereño. Imagen: El Periódico de Extremadura

El Príncipe Felipe verá pronto al Cacereño. Imagen: El Periódico de Extremadura

Una vez logrado el sitio, comenzaban en el club a buscar jugadores y utilizar ese dinero que se ahorraban en el mantenimiento del Príncipe Felipe en formar una plantilla fuerte y competitiva. Pero todo no podía ser tan rosa, tan bonito. En el momento en que la temporada se acercaba, El Cuartillo comenzó a dejar de presentar su buen aspecto, los resultados no acompañaban y los socios habían disminuido. De los 1200 que acudían al Príncipe Felipe se había pasado a los 600 del Príncipe Felipe. Una losa.

Vuelta a los orígenes

No había otra. Había que volver al Príncipe Felipe. Lo que antes no se había gastado tendría que gastarse ahora. Pero a su retorno se encontraron con un campo por el que había pasado el tiempo y el nulo mantenimiento en esos meses. Fontanería, electricidad y mejoras en el césped que generaban nuevos gastos. Manos a la obra. Las empresas han respondido a la llamada del club y han aportado los 16.000 €uros necesarios para abordar las reformas. Incluso los aficionados han colaborado en esas tareas de reforma aportando su mano de obra.

Ahora toca recuperar lo perdido, los socios. El club ha sacado una bonita iniciativa para recuperar lo perdido, esos 600 abonados que se esfumaron al trasladarse a El Cuartillo. El club ha puesto un precio asequible de 100 €uros para los adultos en Tribuna General, 50 € para jóvenes, con el que quiere enganchar de nuevo a los seguidores fugados.

Nunca es tarde para rectificar. Como en casa, en ningún sitio.


Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *