Con la miel en los labios

El Compos hizo el partido perfecto para asaltar el Tartiere pero el Oviedo aprovechó su única ocasión manifiesta de gol para sacar un amargo punto


Joselu inauguró el marcador y fue un peligro constante para el Oviedo. Imagen: SD Compostela

Joselu inauguró el marcador y fue un peligro constante para el Oviedo.
Imagen: SD Compostela

El fútbol, el mando y las ocasiones cayeron del lado celeste – hoy rojo – pero el fútbol, injusto por naturaleza, premió la única oportunidad de la que dispuso el Oviedo con el primer gol de Sergio García con la elástica carbayona.

El Compostela saltó firme al Carlos Tartiere, haciendo gala e imponiendo su estilo de juego habitual. Con Manu Rodríguez y Gonzalo perfectamente asentados, la línea de tres mediapuntas gozaba de la libertad suficiente como para abastecer a un gran Joselu. El atacante, pichichi ya del Grupo I, dispondría de un par de acciones peligrosas antes de inaugurar el marcador.

Gol que llegaría en el 23′, cuando un gran centro raso de Jacobo – que golpeó desde el flanco zurdo de la divisoria – permitiría a Joselu, que ganó la posición, con total comodidad, a Javi Hernández, plantarse ante Pol y abrir el marcador.

Poco dudaría, sin embargo, la alegría en casa de los de Fredi Álvarez. Tres minutos después del gol santiagués, Jorge fallaría al despejar un balón colgado por Pardo desde su campo. Error que Sergio García aprovecharía para controlar en el área y batir a Lorenzo.

Los minutos finales fueron los mejores del equipo azul, que habría tenido cerca el gol, si  Javi Hernández no hubiese llegado tarde a un córner peinado en el primer palo.

El segundo acto fue más de lo mismo: el Compos mandaba, creaba y amenazaba la meta de un Pol que fue el mejor jugador de su equipo. Sin embargo, en esta segunda mitad no cambiaría el marcador.

Joselu inauguró el casillero de ocasiones de la segunda con un cabezazo que obligó al meta cedido por el Málaga a emplearse a fondo. Dentro de ese primer cuarto de hora, Jesús Varela le robaría el protagonismo a su compañero de equipo para gozar de dos buenas ocasiones en las que pudo haber puesto por delante a los suyos.

La más clara de ellas, la segunda, llegó gracias a un gran pase raso de Gonzalo que abrió la zaga en canal. El lateral se plantó ante Pol pero el arquero aguantaría bien frente a Varela y evitaría el gol.

Tuvo otra gran posibilidad de marcar el equipo gallego tras una buena combinación de Manu Rodríguez con Peláez – estiloso taconazo mediante – que acabaría con un gran pase en profundidad buscando, como no, a Joselu. El espigado ariete se plantó en el área, pero su disparo cruzado, con pierna izquierda, acabaría siendo despejado por Pol.

Al final, empate injusto, pues los de Fredi Álvarez merecieron haberse llevado un premio mucho más goloso del coliseo azul.