Victoria incontestable

El Sporting B se impuso por 2-0 ante el filial del Celta en un partido cuyo resultado podría haber sido más abultado


Pablo Pérez, autor del segundo tanto. Imagen: Real Sporting

Pablo Pérez, autor del segundo tanto.
Imagen: Real Sporting

Dos goles, dos palos y varias llegadas claras declararon vencedor al equipo de Abelardo, tanto a los puntos como por un KO que llegaría con los goles de Alberto Benito y Pablo Pérez.

A pesar de la claridad de la victoria, la primera mitad del primer período del partido tuvo un dominio alterno, primero rojiblanco y posteriormente celtiña. Sobrepasado el minuto quince, un mal despeje con el pie de Dennis llegaría a las botas de Añón. El extremo, situado en tres cuartos de la cancha, tocó para un Yelco que recibió presionado únicamente por la mirada de los defensores. El excelso atacante vigués pisó área y chutó cruzado, buscando el gol, pero una sobresaliente parada del guardamente rojiblanco evitaría el 0-1. Fue la ocasión más clara del partido para los de David de Dios, que no conseguirían ninguna oportunidad mejor que esa en los minutos siguientes. Las demás situaciones de gol vestirían de rojo y blanco.

Primero, Yacine recibiría un balón al espacio de Guille, que armó la contra tras una falta botada por Antón. El delantero condujo, recortó en la frontal e hizo que Rubén tuviese que esforzarse para evitar el gol. Después, el propio Yacine cabecería al poste derecho de la meta viguesa un centro blando de Jony y, por último, Benito, en la última jugada de la primera mitad, controlaba un centro raso del propio Jony y ponía por delante en el marcador a los del “Pitu” Abelardo.

Como es natural, el Celta B comenzó la segunda mitad con más ansias de irse a por el partido, pero un testarazo – en el siete de la reanudación – de Yacine al larguero, tras un buen centro de Guillermo Donoso, sentenció, en lo anímico, a los celestes. El delantero franco-marroquí sigue reñido con el gol.

Una buena jugada de Jony por la izquierda acabó en un pase a Rachid que el medio a punto estuvo de convertir en el segundo. Primero, se fue de Pablo Pérez, para, después, ante la presión de Soto, chutar cruzado. La extraordinaria reacción de Rubén Blanco al disparo a quemarropa -el francés disparó casi en el área pequeña – le sirvió para despejar con el pie y evitar el gol. Pablo Pérez llegaría al rechace pero su volea se iría alta.

Con Jony haciendo daño, una y otra vez, en la izquierda y el Celta B sin chispa llegaría el segundo. El zurdo se fue de su par, centró adelantado, buscando a Pablo Pérez y éste, anticipándose a su par, haría el segundo de disparo cruzado.

Podrían haber hecho más daño los de Mareo – “si nos hubiese querido meter más, lo habrían hecho” – declaraba David de Dios tras el partido – pero, finalmente, el marcador no se movería. Los tres puntos consolidan, y hacen subir posiciones, en la tabla a los rojiblancos y dejan a los celtiñas más pendientes de lo que ocurra en la zona baja que en la noble.