Sólo queda uno

El Sariñena es el único equipo de toda la Segunda B que aun no conoce la victoria. Los altoaragoneses volvían a caer en esta última jornada, fuera de casa ante el Real Unión


Imagen del ascenso del Sariñena | Radio Huesca

Imagen del ascenso del Sariñena | Radio Huesca

Sólo quedan ellos. Amargo estreno del Sariñena en Segunda B, que aun no conoce la victoria tras catorce jornadas de liga. Son los únicos que no lo han conseguido, después de que el Córdoba B lo consiguiera esta última jornada ante el Écija Balompié en casa.

El conjunto aragonés ya no sabe qué hacer para ganar. Veían este último fin de semana como al Real Unión le valía con el acierto de un Eneko Romo ingresado al verde desde el banquillo para deshacer la ventaja inicial con la que llegaban al descanso. Una vez más, volvían a casa sin conocer la victoria, y lo que es peor, sin llevar en el zurrón el consuelo del empate.

De esta manera, el Sariñena es último en la clasificación del Grupo II, con sólo cuatro puntos. Se encuentran a un total de diez de la salvación, objetivo por el que luchan y que cada semana que pasa está un poco más lejos. Son, además, el peor equipo de toda la Segunda B y el único que no ha logrado llegar a los cinco puntos.

Las claves

Muy pocos goles a favor

Sin duda, la clave entre las claves para explicar la clasificación del Sariñena y por qué no encuentran el camino a la victoria. Después de catorce partidos, después de 1.260 minutos, el cuadro de la provincia oscense suma solo cuatro tantos. El dato nos dice que anotan un tanto cada 315 minutos, es decir, cada tres partidos y medio. Difícil cumplir objetivos con esa efectividad.

Pierden lo que tenían en defensa

El Sariñena, aunque no conseguía la victoria, en los primeros partidos se mostraba como un equipo al que era difícil hacerle gol. Sin embargo, aunque siguen sin recibir grandes goleadas (a excepción de la encajada en Valdebebas), han perdido esa fortaleza atrás y encajan últimamente en todos sus encuentros. Ya suman 22 tantos en contra, una cifra que, unida a la baja estadística de goles anotados, explica la situación del equipo.

Inexperiencia

El cuadro altoaragonés se estrena en Segunda B. La presente campaña es la primera en la categoría de bronce del fútbol español para el club en toda la historia. Y eso hace que todo sea un poco más difícil. Los jugadores, en su mayoría del entorno, no cuentan con los minutos en Segunda B que los jugadores de equipos rivales sí poseen.