Llegó la primera

Dos goles de Nacho Méndez consiguieron la primera victoria visitante para un Caudal que remontó, con diez hombres, el tanto inicial del Sporting B


Imagen del encuentro. Foto: LaSegundaB

Imagen del encuentro.
Foto: LaSegundaB

Alguna vez tendría que ser la primera, y esa primera fue hoy. Los de Zúñiga realizaron en Mareo, a pesar de las bajas, el mejor partido de la temporada, lo que sirvió para vencer, justamente, al conjunto rojiblanco.

Partido abierto el presenciado hoy en la Ciudad Deportiva de Mareo. Los dos conjuntos salieron a por el partido y disfrutaron de ocasiones para hacerse con los tres puntos. A los dos minutos, Yacine pondría a prueba a Javi Díaz, que respondería bien. Al igual que lo hizo en el penalti lanzado por Jony – minuto 11, tras un agarrón de Pantiga a Julio – leyendo las intenciones del zurdo y evitando que fuese gol. Sin embargo, Pablo Pérez convertiría el rechace para adelantar a los rojiblancos.

Fueron minutos, los siguientes, con ocasiones para ambos, pero sería el Caudal quien marcase. Una larga posesión, como las de hace seis meses, seguida por un gran desmarque de Borja Navarro a la espalda de la defensa acabaría en un pase atrás que Nacho Méndez convertiría en el empate.

La primera ocasión de la segunda mitad tuvo color rojiblanco, pero Javi Díaz, muy ágil, envió al córner un buen disparo de Rachid, que había recibido de cara un pase de Yacine tras una buena jugada de Jony.

A pesar de la expulsión de Jano, que veía la segunda amarilla por un agarrón a Yacine a falta de más de veinte minutos, el Caudal no cedió. Incluso, fue mejor que su rival a raíz de la roja, “mejor con diez que con once” que diría Helenio Herrera. Juntó líneas para proteger su portería e intentar hacer daño a la contra, y así llegaría el gol. Un pase horizontal buscando a Rachid se convertiría en un contrataque vertical para el Caudal. Nacho Méndez robó, condujo, llegó a la frontal, abrió para Rojas y recibió para acabar marcando el segundo. Contra de manual, mal defendida por parte rojiblanca, la que sirvió para certificar el primer triunfo del Caudal 2013/14 lejos del Hermanos Antuña.