Delgado Ferreiro no contentó a nadie

La labor del colegiado vasco, muy discutida en el Lleida 1 – Betis 2


Quejas de ambos conjuntos por la actuación del árbitro vasco.

Quejas de ambos conjuntos por la actuación del árbitro vasco.

La labor del colegiado vasco, muy discutida en el Lleida 1 – Betis 2

Pronto tardó el árbitro en convertirse en protagonista del encuentro. A los cinco minutos de partido, Pau Torres, portero del Lleida, veía la roja por un derribo sobre Jorge Molina que el colegiado interpretó como penalti. En esa ocasión, el guardameta suplente, Fran Perales, detendría la pena máxima.

No ocurriría lo mismo cuando, en el 25′, Delgado Ferreiro, a instancias de su segundo asistente, señalaba penalti por mano de Barreda. El lateral se anticipaba a Jorge Molina en un balón en profundidad y el línea señalaba penalti por mano. Verdú, en esta ocasión no fallaría.

También reclamaron los verdiblancos penalti sobre Jorge Molina en otra acción, pero no fue concedido. En esa ocasión, el delantero se internó en el área y fue derribado por uno de los defensores ilerdenses, pero el árbitro no apreció falta.

La otra jugada polémica del partido llegaría en el gol del Lleida. Raúl Fuster botó una falta lateral cerrada, Biel Medina dejó para Pere Milla y éste marcó. La posición adelantada del central, clara en la repetición, fue muy reclamada por el equipo verdiblanco, pero el linier no lo señaló y el tanto acabaría subiendo al marcador.

No contentó a nadie la actuación del árbitro vasco, aunque muchas de sus decisiones recayeron más sobre el juicio de su segundo asistente, Huerga Cermeño, ya que todas las jugadas polémicas se produjeron en “su” área.