El descenso del Decano

21 denuncias de jugadores y 273.000 € sin pagar acabaron con la Gimnástica de Torrelavega, decano del fútbol cántabro en la tercera división.


La plantilla de la Gimnástica no percibió sus salario en todas la 2012/13 Foto:L.Palomeque/ El Diario Montañés

La plantilla de la Gimnástica no percibió sus salario en todas la 2012/13 Foto:L.Palomeque/ El Diario Montañés

Fue en el mediodía del pasado 28 de Junio. A esa hora la comisión mixta AFE-RFEF comunicó eldescenso administrativo de la Gimnástica de Torrelavega a la tercera división. El club cántabro no hizo frente a las 21 denuncias por impago de sus jugadores y sucedió lo inevitable. 273.000 €uros que se debían desde el comienzo de la temporada. Diez largos meses sin pagar, diez meses luciendo con orgullo una camiseta blanquiazul por los campos del Grupo II salvando la categoría deportivamente, pero de nuevo la incapacidad de los dirigentes casi se lleva por delante al decano del fútbol de Cantabria.

La marejada institucional en la que se sumió la entidad torrelaveguense, seis meses dirigida por una gestora, no puso fácil el camino a la nueva directiva encabezada por Emilio Varela, que se encontró sin margen de maniobra. Buscaron soluciones como adelantar la campaña de socios de esta temporada 2013/14, pero tan sólo consiguieron recaudar poco más de 70.000 €uros, cantidad insuficiente para los jugadores -por la falta de garantías- y por supuesto para la comisión.

Además este descenso llevó aparejada otras sanción si cabe más dura por parte de la RFEF. La Gimnástica no podrá ascender de categoría en los próximos cinco años, y si en 2018 logra el ascenso de categoría deberá presentar un aval de 400.000 €uros para regresar a Segunda División B.