Responsabilidad

Aun siendo difícil la situación en la que vivimos, a nadie en su sano juicio se le ocurriría aceptar la oferta de trabajo de una empresa que no paga a los que ya son sus trabajadores, que está metida en uno de esos duros expedientes de regulación de empleo o está en suspensión de pagos. Nadie quiere trabajar sin cobrar, si tiene necesidades económicas. Tú, ¿aceptarías la oferta de trabajo de una empresa que, posiblemente, no te pagará?

Sin embargo, esta situación si se da en el fútbol. Se da y se lleva dando demasiado tiempo, especialmente en Segunda B. Eliminamos de esta crítica y análisis a aquellos jugadores que firmaron por un club que se encontró con dificultades en el camino, inesperadas muchas veces.

Pero sí toca poner en el punto de mira a muchos futbolistas de esta categoría que no han actuado con la debida responsabilidad. Sin eliminar de responsabilidades a los dirigentes y clubes que no pagan, los máximos culpables de que situaciones que desprestigian nuestro fútbol y, en especial, esta categoría es de quienes prometen lo que no tienen.

Eso sí, los jugadores no pueden quedarse sin que se les recuerde su parte de responsabilidad. Puntualizamos. Hablamos del Noja y del Racing de Santander. Y explicamos, en breves líneas, sus casos para poder ponernos en la situación. Eso sí, esto no es nuevo: Palencia y Unión Deportiva Salamanca y sus últimas plantillas tuvieron problemas como estos.

El Noja. El club de La Caseta, ahora con sólo catorce jugadores y que probablemente tenga que retirarse, se salvaba del descenso administrativo a falta de unos minutos del cierre del plazo para presentar la documentación necesaria. Se salvó después de una temporada en la que no pagó con regularidad a sus futbolistas. Cumplió, al final, a última hora, pero así no se hacen las cosas.

El caso es que llegaron promesas que colocaban en el club una inversión empresarial que nunca llegó. Entre los que siguen esta categoría se comentó que esa inversión no llegaría. A veces, la experiencia y las historias ya conocidas sirven para vaticinar con tino lo que ocurrirá en el futuro.

Al Noja llegaron jugadores desde diferentes partes de España hasta configurar una plantilla de ciertas garantías, una plantilla que confió en unas promesas que no tenían vigas. El resultado, el que se esperaba. La inversión nunca aterrizó en el aeropuerto de Santander y los jugadores llevan varios meses sin cobrar.

Nos vamos unos Kilómetros más hacia el oeste hasta llegar a la capital, a Santander. Allí juega el Racing, un histórico del fútbol en España venido a menos. La mala gestión y, quizá, el vivir por encima de lo soportable les ha llevado de jugar UEFA a estar en Segunda B con millones de deuda que no se han reducido.

En verano, los rumores llegaron a hacer desaparecer al club o bajarlo a tercera. No se produjo. Deprisa y corriendo se formó una plantilla de garantías, renombre y… y caché. Se formó una plantilla prometiendo unos pagos que nunca llegaron, y una vez más, se veía venir. Todos lo vieron venir, hasta los propios aficionados racinguistas, mejor que nadie, sus dirigentes. Todos menos sus futbolistas.

Hoy juegan Copa frente al Almería en casa y han protestado, acogiéndose a su derecho,  porque llevan tres meses sin cobrar. Aparte de lo visto en el césped, a través de un comunicado. Varios quieren hacer las maletas.

¿Qué parte de responsabilidad tienen los jugadores de estos equipos en su situación? No son ellos los culpables de que no les paguen, pero deben volver atrás y reflexionar, pensar por qué firmaron por un club que, con gran probabilidad, no les pagaría. Y para firmar por estos equipos, muchos rechazaron las ofertas que otros clubes les hicieron. Ofertas menores pero que se ajustaban a lo real, que podían convertirse en una mensualidad pagada puntualmente cada mes.

¿Aceptarías la oferta de una empresa que no te pagará? Quizá sea esta la pregunta que muchos deban hacerse cada verano cuando lleguen esas proposiciones políticamente incorrectas.



  • Muchos jugadores que firmaron en Noja sabian a lo que iban, y si no lo sabian es que son tontos.

    Al final denuncias y cobras via fondo de garantia o peor aun en caso de que el club desaparezca cobras por SS.

    Tarde y mal, pero lo cobras.