Piscina en La Caseta

El campo del Noja ha aparecido con la zona de vestuarios inundada y una superficie de unos diez metros cuadrados de campo con unos cincuenta centímetros de agua


noja

Suceso “extraño” en La Caseta. El Burgos se ha encontrado con una ingrata sorpresa al llegar al campo costero y el partido que tendría que jugarse esta tarde está en duda. Según acaba de confirmar LaSegundaB, la zona de vestuarios se encuentra anegada, al igual que varios metros de césped de uno de los córners, el más cercano a vestuarios.

Por ello, los jugadores han tenido que entrar a vestuarios descalzos para evitar mojarse, con serias dificultades. Los integrantes de la primera plantilla del Burgos, además, han pedido explicaciones por algo que no consideran “normal”. Aunque ha llovido durante el fin de semana, las precipitaciones no han sido suficientes como para generar esa acumulación de agua.

El Noja ha vivido entre las dudas durante toda la semana. Todo indicaba hasta últimas horas de ayer que el encuentro se iba a suspender por la falta de jugadores del cuadro hoy local. Sin embargo, el Noja ha conseguido que siete hombres, los imprescindibles con ficha del primer equipo, y el resto de jugadores provenientes del juvenil formen para jugar el encuentro.

David González, segundo entrenador y secretario técnico, ha atendido la llamada de LaSegundaB para indicarnos que el trío arbitral ha reclamado a los bomberos para que, por medio de una bomba de achique, se elimine el agua de la zona inundada. Del mismo modo, nos ha confirmado que el Burgos quiere jugar el partido.

Los bomberos acuden ya a La Caseta donde tratarán de resolver el problema generado. La intención de trío arbitral y equipo visitante no es otra que la de jugar el partido. Los colegiados encargados hoy de dirigir el encuentro ya se han puesto en contacto con la Federación para comunicarles lo sucedido.