La afición de la Balona, indignada

Tras el partido que enfrentó a la Balona y al Córdoba B en el Municipal de La Línea, se vivieron momentos de tensión entre los aficionados, disgustados con la actuación del colegiado Artacho Cobo, y la Policía Nacional, tal y como informa lalineadigital.es.

Ana López twitter de @Ana_Lopez3 @Ana_Lopez3

Los aficionados esperaron en los alrededores del estadio. Imagen: lalineadigital.es

Los aficionados esperaron en los alrededores del estadio. Imagen: lalineadigital.es

Tras el partido que enfrentó a la Balona y al Córdoba B en el Municipal de La Línea, se vivieron momentos de tensión entre los aficionados, disgustados con la actuación del colegiado Artacho Cobo, y la Policía Nacional, tal y como informa lalineadigital.es.

La Balona vio como el Córdoba B daba la vuelta al marcador en la segunda mitad del encuentro y se adjudicaba los tres puntos, mientras que los locales acababan con 9 jugadores, tras la expulsión de Samu por doble amarilla y la del capitán, Ismael Chico en el tiempo de descuento,  cuando el Córdoba B marcaba el gol que le daba la victoria.

Los ánimos se iban caldeando y hasta el presidente local decidía abandonar el palco desde donde presenciaba el encuentro y bajar a la zona de los banquillos para intentar apaciguar la situación. Como consecuencia de la indignación producida por la actuación del árbitro Artacho Cobo, al finalizar el encuentro media docena de aficionados balonos invadieron el terreno de juego en dirección al árbitro, por lo que la Policía Nacional tuvo que intervenir.  Algunos aficionados denuncian que se vivieron “momentos de tensión” derivados de la actuación de las fuerzas de seguridad, que terminaron por encararse con los aficionados allí congregados.

Y como suele ser habitual, la cosa no acabó ahí: los aficionados esperaron en los aledaños del estadio la salida del árbitro, momento en el que de nuevo los aficionados se encararon con la Policía. En declaraciones posteriores el presidente balono aseguró que había pedido que se le realizase un control de alcoholemia al árbitro “porque hacía cosas muy raras, descoordinadas”.

Por otro lado, el árbitro no redactó el acta en el estadio alegando que “no tenía conexión a Internet”. En ella asegura que unas treinta personas invadieron el campo mientras el trío arbitral se dirigía a los vestuarios. Denuncia que les lanzaron objetos tanto en el terreno de juego como a su salida del estadio. Y aseguró que se la directiva local le obstaculizó la salida del campo, cuando el propio presidente Alfredo Gallardo fue quien intentó calmar los ánimos para que los incidentes no fueran a más.

La Balona se sitúa en quinta posición a tres puntos del  cuarto clasificado, el Cádiz. La próxima semana volverán al Municipal, donde recibirán al Guadalajara.