El Burgos ficha a Xavi Moré

El conjunto burgalés incorpora al extremo, que jugó la primera vuelta en el Noja, procedente de la Selección AFE


Xavi Moré en un partido con el Real Oviedo.

Xavi Moré en un partido con el Real Oviedo.

El calvario que el pucelano, aunque nacido en Cataluña, sufrió después de haberse incorporado al equipo cántabro, inmerso en graves problemas económicos, ha llegado a su fin.

Hace unas semanas, el jugador se incorporaba a la Selección AFE para jugadores sin equipo, disputando varios partidos y llegando a marcar el tanto de la victoria ante el Alianza de Lima. Este lunes, la propia AFE anunciaba la marcha del extremo derecho de la concentración para cerrar su fichaje por un nuevo equipo. El Burgos, finalmente, ha sido el destino de Moré.

Xavi Moré es un viejo conocido del fútbol español. Extremo diestro a la vieja usanza, aunque con dotes para actuar con facilidad en la mediapunta. Su buen uno contra uno y el guante que presenta como pie derecho son las principales cualidades de este potente extremo.

Canterano del Valladolid, debutó en Primera en la 2002/3, en Huelva, frente al Recre. Tras ese, disputaría otros seis encuentros más, a lo largo de esa de la siguiente campaña, en la Liga de las Estrellas enfundado en la elástica pucelana. El descenso del equipo capitalino le hizo cobrar una mayor importancia en la plantilla, pero, tras un año en Segunda, se enrolaría en las filas del Castellón, en el que pasaría dos temporadas.

El Pontevedra le dio su primera oportunidad en Segunda B. Dos años después de su fichaje, el Real Oviedo sería su destino. Cuatro años pasó en el Carlos Tartiere. Temporadas de contrastes – le costó ganarse la titularidad y en los dos últimos cursos su rendimiento se vio condicionado por una lesión de rodilla ya olvidada -, pero en las que dejó notables muestras de su calidad – su famosa “culinha” marcó una época en el coliseo azul-.

Su fichaje por el Noja, el pasado verano, no estuvo exento de críticas. Muchos aficionados carbayones consideraron un error haber dejado escapar al puñal del Pisuerga. Su andadura por La Caseta comenzó con buenas actuaciones pero pronto los impagos comenzaron a afectar al rendmiento deportivo del equipo, sobre todo, tras la destitución de Claudio Arzeno como técnico.

Su llegada al Burgos sirve para cubrir el hueco dejado por la marcha de Lander Yurrebaso, con quien Ramón María Calderé no contaba.