El Racing recuperará sus taquillas

La empresa Inmoarrabi, a la que el Racing le debe dos millones y medio de euros, pide al juzgado que levante el embargo


sardinero

El Racing de Santander lleva varios meses con un embargo en firme sobre el dinero que ingresaba de sus taquillas. Dicho embargo fue ejecutado por Hacienda tiempo atrás en el que la dirección del club la ostentaba todavía el recién salido Pernía y su junta directiva.

La causa del embargo, los dos millones y medio de euros de deuda acumulada con la empresa vasca Inmoarrabi reclamaba al Racing de Santander. Desde el embargo, todo lo ingresado en taquillas pasaba a ser de Hacienda.

Sin embargo, el acuerdo alcanzado por la actual gestora del club y la empresa vasca permitirá al Racing volver a ingresar dinero por la venta de entradas. La deuda no queda perdonada, pero una vez reconocida, empresa y club han llegado a un acuerdo para establecer un calendario de pagos que permitirá abonar lo adeudado.

Esto permitirá generar liquidez al club a corto plazo, siempre que el juzgado acepte el levantamiento del embargo, y ayudará, por tanto, a obtener ingresos para el pago de las cantidades que se adeudan a los jugadores de la primera plantilla de la entidad cántabra.

Un paso importante ya que la salida de Pernía del club ha permitido que el racinguismo vuelva al campo: la pasada jornada en casa el Sardinero estuvo cerca de llenarse y las colas registradas en taquillas fueron largas, como lo fue después la fiesta vivida dentro del campo.

Los movimientos de Onur Arslan, máximo responsable del club, y Tuto Sañudo, junto al apoyo incondicional de la afición, están permitiendo al Racing de Santander tomar oxígeno.