Un patrocinio vigilado

La irrupción de las agencias de representación como patrocinadores principales de varios clubes de Segunda B pone en alerta a la Federación


Los jugadores del Nàstic uno de sus goles | Foto:burgosdeporte.com

Los jugadores del Nàstic uno de sus goles | Foto:burgosdeporte.com

Varios clubes de Segunda B han estrenado esta temporada un nuevo modelo de patrocinio: han dejado a una agencia de representación la opción de ser el anunciante principal de la primera plantilla de la entidad, algo que se está vigilando, aunque desde la distancia, desde Madrid.

Desde el inicio de la temporada son varios los clubes que han aceptado recibir fondos provenientes de patrocinio desde empresas de representación. Concretamente, Gimnàstic de Tarragona, Écija Balompié, Cádiz y Lucena (el primero, equipo del Grupo III y el resto pertenecientes al Grupo IV) han aceptado este tipo de patrocinadores. El del Cádiz es el caso más llamativo: Calambur representaciones, una parte del entramado de gestión deportiva de Quique Pina, lograba un acuerdo con la entidad de Carranza mediante el cuál el club ha podido reforzarse en este mercado de invierno.

Las agencias han encontrado en esta forma de publicitarse la manera de aumentar su grado de difusión, lo que les puede beneficiar de cara a obtener nuevos clientes. Incluso se han dado opiniones dentro del sector que censuran este tipo de patrocinios: para algunas empresas que desarrollan esta actividad no se debe perder la identidad: ser un proveedor de servicios externo y trabajar desde fuera de los clubes y que estos mantengan su autonomía.

En la mayoría de los casos, el acuerdo conlleva otros adicionales: las agencias pasan a colocar a alguno de sus futbolistas que la empresa representa en el club en cuestión. Esto ha encendido también el piloto de alarma de algunos aficionados, que consideran que detrás de estos acuerdos puede haber otro tipo de imposiciones no escritas que podrían afectar al rendimiento deportivo de su equipo.

Por el momento, ninguna ley impide que estas empresas establezcan acuerdos con los clubes en España, algo que sí sucede en otros países como Inglaterra, donde la participación de agencias de representación en clubes se mira con lupa para evitar relaciones que incumplan lo legalmente aceptado en las leyes deportivas inglesas.

De momento, la entrada de este tipo de empresas en los clubes de bronce no tiene más pautas que las que cualquier otro tipo de negocios encuentran para publicitarse en los clubes.


Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *