Sariñena y Madrid “C” empatan de manera más que justa

Gassama adelantaría a los altoaragoneses en la primera mitad. Medrán, de bella factura haría el empate para los merengues. Ambos conjuntos siguen en la zona baja de la tabla tras este empate, y que no le sirve a ninguno de los dos.


Imagen del partido de ida entre monegrinos y madridistas Imagen: Pedro Castillo/Real Madrid

Imagen del partido de ida entre monegrinos y madridistas Imagen: Pedro Castillo/Real Madrid

Se presentaban Sariñena y Madrid C con la única necesidad de puntuar hoy en El Carmen de dicha localidad oscense. El cuadro de Villanova llegaba a casa para intentar seguir el camino marcado la pasada jornada ante el Atlético de Madrid B. El equipo altoaragonés vencía en tierras madrileñas, y precisamente ante otro equipo madrileño anhelaba seguir su camino. Por su parte, el cuadro de José Aurelio Gay llegaba a tierras oscenses tras golear de manera merecida al Toledo y cortar una racha negativa que le había hecho mirar a los puestos de descenso de manera más que directa.

El encuentro comenzaría con sendos equipos tanteándose en medio campo, intentando los merengues acoplarse a un estado del césped algo irregular para lo que ellos están acostumbrados, sin perder ni un apice eso sí, del tempo de partido. Las porterías en los primeros instantes de partido estuvieron desaparecidas, si bien el equipo local parecía que le estaba dando algo más de fuerza ofensiva. Aun así, el pobre bagaje de los oscenses se denota demasiado, y las ocasiones se diluían casi sin llegar al marco de Alfonso.

Por su parte, el Madrid C comenzaba a combinar en zona de tres cuartos, si bien la mejor ocasión para estos llegaría de las botas de Mariano, toda vez que su control y posterior remate a portería –con gol- quedaría anulado por el trencilla. Pero nada más lejos de la realidad para los blancos, y es que a pesar de intuir su superioridad técnica sobre el césped, los oscenses conseguirían adelantarse en el marcador, cuando un balón por alto no fue despejado con contundencia por el defensa blanco Dani, y el ariete senegalés Gassama conseguiría quitarle el esférico para controlar dentro del área y cruzarle el balón a Alfonso e instaurar el primer gol de la tarde.

Tras el gol local nada cambió, y es que el mismo había llegado en una jugada aislada de ataque oscense, sin tampoco buscarlo mucho, aprovechando eso sí, el desconcierto defensivo merengue y la gran actitud de su delantero robándole la cartera a Dani. Como decimos, el cuadro visitante prosiguió con el mismo estilo de juego que hasta entonces había estado demostrando, intentando unas combinaciones rápidas y sobre todo –aunque no lo estaban consiguiendo- intentado curtir de balones a su hombre más adelantado. La primera mitad moriría sin mucha más historia, y donde casualmente el equipo que menos pegada tenia de los dos, era el que había pegado primero.

En la segunda mitad, los hombres de Gay comenzarían el encuentro con una marcha más que su rival, si bien las ocasiones claras de gol tampoco llegaban a ser un acoso para el meta Moso. El cuadro local, sabedor de la necesidad en que se encuentra por su situación clasificatoria comenzaría la segunda mitad algo más timorato, sin tener claro que hacer cuando poseían la pelota. Y en ese ‘tímido’ intercambio de golpes y pequeñas posesiones entre ambos conjuntos, llegaría el zarpazo de Álvaro Medrán para los merengues. Golazo del madridista que igualaba la contienda y hacia justicia a los méritos vistos de unos y otros, si bien el tanto local era justo, pero lo que no era tanto es que uno de los dos equipos fuese por detrás en el electrónico.

Sea como fuere, los blancos –hoy de naranja- comenzaban la segunda mitad tal y como su entrenador deseaba, y es que alargar la segunda mitad por detrás en el marcador suponía un constante peligro, sobre todo vistos los ataques oscenses en ataque y la debilidad defensiva blanca. La lluvia dejó de caer sobre la localidad oscense, si bien el barro comenzaba a brotar y a hacer más complicado el estilo de juego merengue. El partido se tiñó de ‘casi’ ocasiones para uno y otro bando, aunque bien es cierto que ninguno de los dos llegó a estar acertado de cara a gol. El encuentro yacía y los dos equipos parecían conformarse con el punto que a punto estaban de conseguir, si bien el mismo, tampoco les sirve en busca de su objetivo. El Sariñena sigue en los puestos bajos de la clasificación, y no consigue refrendar la victoria a domicilio de la pasada jornada, mientras que el tercer filial madridista tampoco consigue abrir brecha con los equipos de la zona caliente de la tabla.


Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *