Antonio Campillo, el faro del Rayo Vallecano B

El mediapunta es el emblema del conjunto vallecano esta temporada


LaSegundaBes
Compartir    Twitter   ·    Facebook
Imprimir
Campillo | Rayo Vallecano
Campillo | Rayo Vallecano

Muchos jugadores están destacando esta temporada en la categoría de bronce del fútbol español, pero en estas líneas vamos a hablar de uno que está despuntando, y de qué manera, en el grupo II

Este futbolista no es otro que Antonio Campillo. Los seguidores de esta web le conocerán por sus dos nominaciones a jugador del mes, pero espero que este artículo les ayude a acercarse más a lo que es el Campillo jugador.

Y es que el centrocampista del Rayo Vallecano B está firmando una temporada sencillamente espectacular. Con ocho goles en dieciséis partidos a pesar de no ser el delantero del equipo, su inestimable colaboración en el juego y su excelente visión en el último pase le han convertido en una pieza irreemplazable en el esquema del técnico Mariano Madrid.

Antonio Campillo, también conocido como ‘toñín’ o ‘campi’, comenzó su periplo futbolístico en Las Rozas. Ahí consiguió algo que parecía imposible. Fue internacional con la generación del 90 en la que se encuentran jugadores de la talla de Ignacio Camacho, flamante internacional absoluto en la última convocatoria de Vicente Del Bosque. Teniendo en cuenta que jugaba en un equipo de barrio, alejado de los focos que pueden tener los equipos grandes del país que copan dichas convocatorias, el mérito hablaba mucho y bien de Campillo. Desde ahí dio el salto al Atlético de Madrid, donde militó los tres años de juvenil, otro en el Atlético de Madrid C y un último año en la cantera rojiblanca en el Atlético de Madrid B. Desde ahí emigró al Getafe B, donde no tuvo demasiada suerte y acabó saliendo cedido con dirección a Melilla. Hasta este momento, las continuas lesiones parecían truncar la carrera del jugador, pero fue entonces cuando todo cambió en su trayectoria.

Decidió dar un paso atrás con la intención de poder dar dos hacia delante y así fue. Se marchó al CUC Villalba de la tercera madrileña y, tras recuperarse de una lesión que le apartó de la pretemporada, tuvo un año tranquilo en ese sentido. No así en emociones ya que el modesto club de la sierra madrileña consiguió clasificar segundo jugando los playoffs de ascenso a Segunda División B, donde cayeron frente al Mairena sevillano con un doble empate por el valor de los goles fuera de casa. En cualquier caso, su gran temporada le llevó al Rayo Vallecano B, también en tercera división, donde consiguió el ascenso de rebote y donde está destacando más si cabe esta temporada.

Campillo acumula dos nominaciones a mejor jugador del mes

Y es que Campillo es uno de esos jugadores del filial con cualidades para formar parte de las apuestas del primer equipo y competir con los mejores. Es rápido, fuerte, técnicamente excelso, con dominio de las dos piernas y con un gran disparo de media distancia. Su capacidad para gestionar el último pase es excelente y, a pesar de ser un jugador de corte ofensivo, se sacrifica cuando su equipo no tiene el balón a la hora de defender. Además, puede jugar en varias posiciones del frente de ataque. Lo puede hacer de interior si el equipo juega con tres en el centro del campo, en cualquiera de las dos bandas, de mediapunta e incluso de ‘falso 9’, esa posición que está tan de moda y que tuvo la oportunidad de interpretar en su etapa en Villalba.

En definitiva, desde aquí les invitamos a que estén atentos a este jugador en un futuro no muy lejano. Veremos si tiene la suerte necesaria y le podemos ver con el primer equipo de la entidad madrileña o, por el contrario, tiene que salir de Vallecas para buscar un éxito que, si le respetan las lesiones, a buen seguro conseguirá.

Guillermo Fernández

Noticias relacionadas

 

Etiquetas: La Segunda B