¿Por qué Villar no paga el 1%?

Los clubes tratan de explicarse por qué no perciben el dinero acordado


Imagen de una de las Asambleas de la RFEF. (Iusport)

El acuerdo suscrito por clubes y la Federación Española de Fútbol respecto a su porcentaje de los derechos de televisión es claro: los clubes modestos, que también participan en este torneo, percibirán el 1% de los ingresos obtenidos por derechos audiovisuales. Se trata de un acuerdo ya alcanzado, de un dinero que existe. Pero no llega. Esta circunstancia ha hecho que los clubes exigieran la convocatoria de una Asamblea Extraordinaria para explicar la situación, algo que se les ha negado desde Madrid.

Los clubes de Segunda B y Tercera deben repartirse ese 1%. Desde la Comisión de Clubes de Tercera y Segunda B (CCT2B) se ha precisado que la asignación sería de 85.000 €uros para cada equipo de Segunda B y de 35.000 €uros para cada club de Tercera.




La correspondiente a los clubes de Segunda B es muy importante. Para los clubes más modestos puede suponer hasta un total de 4 mensualidades a sus futbolistas de la primera plantilla. Cubriría una parte importante de su presupuesto anual. Pero la temporada pasa y el dinero no llega. Para lo clubes de Tercera División la situación es similar.

¿Dónde está el dinero?

La cuantía correspondiente a ese 1% ya existe. Es LaLiga la encargada de abonar esa cantidad, ya que gestiona los derechos televisivos de la Copa del Rey, una competición que pertenece a la Federación Española de Fútbol. Desde el organismo que dirige Javier Tebas se ha indicado con anterioridad que ese dinero está ya disponible y a la espera de la orden de la RFEF para ejecutar la transferencia.

Una orden de la que no tienen por ahora noticias.




¿Un tanto pre-electoral?

El retraso en el pago no tiene grandes explicaciones posibles. El dinero existe, pero no llega. Mientras tanto, los clubes padecen las consecuencias de no disponer de un dinero presupuestado en muchos casos y necesario para hacer frente a determinados pagos. Esta circunstancia atenta directamente contra la seriedad de unas categorías cada vez más denostadas y contra la viabilidad-estabilidad de los clubes.

El presente 2017 es año electoral. Esto hace pensar a algunos clubes que dicho depósito se encuentre retenido para su posible utilización electoral. Ángel María Villar, actual presidente y responsable, por tanto, de la situación actual, se presentará a la reelección. De sus propuestas nada se conoce. Algunos clubes piensan que ese dinero está retenido y será depositado en la campaña electoral, a fin de que la candidatura de Villar pueda así apuntarse un tanto.

Una medida que parece, no obstante, ridícula. Es un dinero que ya existe y que no será conseguido por la candidatura de Villar, sino que ya ha sido asignado. Un hecho que hace que pierda la lógica de utilización electoral de dicho dinero. Además, los clubes de Segunda B y Tercera ya saben que el dinero ya existe y que se encuentra retenido actualmente.

Las candidaturas que por ahora se conocen, las de Jorge Pérez y Miguel Galán, no comprenden la gestión de Villar pero, sobre todo, son incapaces de comprender la actual política de falta de transparencia.