El Barça B deja muy fácil su ascenso

El cuadro blaugrana supera al Racing de Santander con contundencia en El Sardinero


Dani Romera jugando en el Miniestadi | mundodeportivo.com

Quien iba a pensar que el partido que comenzaba con un dominio tan claro del Racing de Santander, que llegó incluso a adelantarse en el marcador con tanto de Abdón Prats, finalizaría con un resultado tan claro a favor del Barcelona B. El filial culé ha puesto casi todos los ladrillos para su ascenso, goleando por 1-4 al Racing de Santander y con todo de su lado para certificar el ascenso en siete días en el Mini Estadi.

El Racing de Santander incluso perdonó, por falta de contundencia o de más ritmo en los metros finales con el marcador a favor. Y eso, contra un Barcelona B se paga caro. Si bien los de Gerard no se habían mostrado especialmente efectivos en este Play Off, volvió la imagen del Barça B goleador y eligió El Sardinero como escenario idóneo. Dani Romera y Marc Cardona, dos de sus destacados jugadores y goleadores esta temporada, se iban a convertir pronto en protagonistas.

Dos saques de esquina supusieron los dos goles que valieron para remontar el tanto del delantero balear. A falta de muy poco para el final del primer tiempo y en un suspiro, el Barça B empataba el choque con tantos de Marc Cardona. Gran jarro de agua fría para un Racing de Santander e, incluso, para un abarrotado e intenso hasta ese momento Sardinero.

A la salida de vestuarios el Barcelona B decidió subir una marcha, y el Racing no fue capaz de seguir el ritmo más que a pequeñas fases. Todo se vio facilitado, además, por una expulsión muy protestada por la parroquia local sobre Abdon Prats, por una supuesta agresión a Palencia. Nada más comenzar el vital segundo tiempo para los cántabros, se quedaban con uno menos.

Con un jugador más, el Barça B decidió ensanchar más el campo y dar un mayor protagonismo a las bandas. Se sucedían las llegadas y el Racing no tenía más remedio que retrasar líneas. Ni aun con esas pudo el cuadro local parar la intensidad y velocidad catalanas, que en una contra culminada por Dani Romera dibujaban el 1-3.

Pici después se confirmó el “día horribilis” para el Racing. Un penalty sobre Héber Pena era fallado por Aquino. La posibilidad de acercarse en el marcador y de obtener un subidón de moral se esfumaba.

A partir del momento, y con la salvedad de un disparo de Santi Jara, el Barcelona B dominó la posesión y buscó opciones aunque ya con una menor intensidad. No necesitaba más: el Racing estaba hundido física y mentalmente. Dani Romera aprovechó un buen disparo para cerrar el 1-4 definitivo.

Un milagro necesitaría el Racing el próximo fin de semana para lograr un ascenso que parece casi sentenciado del lado culé.