La Federación hace definitivo el descenso de Boiro y Gavà

No acepta sus alegaciones


Place, presidente del Boiro, trató de evitar el descenso en Madrid | Marcos Creo/La Voz de Galicia

La Federación ha confirmado a Gavà y Boiro que no acepta sus alegaciones y sus abonos fuera de plazo y que, por tanto, son equipos de Segunda B. Los dos clubes fueron los dos únicos con la permanencia lograda que presentaron denuncias por impagos a sus jugadores y que no abonaron las cantidades correspondientes dentro del plazo marcado.

Los dos clubes, ya con el plazo vencido, han tratado de dar marcha atrás a su descenso. Pero la Federación no ha sido compasiva. Desde Madrid se ha querido evitar dar una imagen de poca seriedad y ha recordado a los clubes que ha dispuesto ya de dos plazos para abonar los salarios de sus futbololistas: a lo largo de la temporada, que es cuando procede, y en el plazo marcado para los clubes con denuncias. La RFEF considera más que suficiente estos casos y certifica el descenso de ambos clubes.

Clubes que habían tratado de paralizar la decisión federativa. Los dos habían dado el paso, de diferentes maneras, de pagar a sus futbolistas con el plazo ya caducado. Ese pago había sido certificado, con otras alegaciones por el retraso. La Federación ha notificado esta mañana que no acepta las escusas en ninguno de los dos casos y que Gavà y Boiro son de Tercera.

El Boiro, incluso, trató de hacer una última maniobra para lograr mantenerse en Segunda B: tratar de comprar su propia plaza. El club gallego, con Places a la cabeza (presidente/expresidente tras su dimisión y continuidad en funciones), trató en Madrid de abonar el dinero correspondiente a la plaza más el aval solicitado. La Federación no lo aceptó al indicar que no procedía y que al club se le había acabado su plazo. En sede federativa, el Boiro recibía la notificación oficial del descenso en persona.