Vía libre a la configuración de grupos

Las propuestas preparadas no tendrán que modificarse


Marcelino Maté Martínez, Presidente de la Comisión de Segunda B

El reemplazo de Boiro y Gavà por Cerceda y Peralada respectivamente evitará que los clubes de Segunda B tengan que modificar las propuestas ya que los dos nuevos clubes que han comprado las plazas de los descendidos pertenecen a las mismas federaciones autonómicas. Las propuestas ya emitidas son totalmente válidas y ahora se abre el debate sobre cuál es la más adecuada.

Parece que la que más adeptos tiene es la emitida desde los clubes de la federación navarra. Ésta engloba a los clubes gallegos, castellano leoneses y madrileños en el Grupo I; a asturianos, cántabros, vascos, navarros, aragoneses y riojanos en el Grupo II; catalanes, baleares, castellano-manchegos y valencianos en el Grupo III; y a Andaluces, murcianos, extremeños, Melilla y canarios en el Grupo IV.

Esta propuesta tendrá que salvar en Madrid una gran complicación: la Federación tradicionalmente agrupa a madrileños y canarios en el mismo grupo por cuestiones logísticas. Existen más vuelos desde Canarias a la capital y esta era una de las condiciones que la Federación imponía para las propuestas de los clubes.

Los clubes que habitualmente han tenido que acomodarse a grupos extraños por esta condición son los que ahora piden una modificación en esa sugerencia tradicional federativa. Consideran que, hoy día, existen más conexiones aéreas que antaño con Canarias y que, además, quien debe ajustarse y trabajar para que los equipos canarios puedan competir con normalidad es la Federación y no los clubes, que son los que han acabado padeciendo esta condición impuesta por la RFEF para su propia comodidad.

La Federación dispone, además, de un acuerdo con Iberia que es infrautilizado en opinión de los clubes, que piden que la Segunda B se beneficie de esa relación existente. La configuración del Grupo IV con Canarias rebajaría, además, el número de kilómetros a realizar debido a la mayor proximidad de los equipos del sur con las Islas.

Además, la Federación prometió de manera extraoficial escuchar con mayor atención a los equipos del norte de España en las siguientes configuraciones. En los últimos años, los clubes del norte peninsular son los que han soportado configuraciones más extrañas, condenando a algunas Comunidades a hacer muchos kilómetros, como ocurre con gallegos y navarros en el Grupo I, y con vascos y castellano-manchegos en el Grupo II.

Además, los clubes vascos, enmarcados esta temporada pasada en el Grupo II, emitieron la pasada campaña una queja formal ante la Federación por no tener a ningún rival de Grupo en las Comunidades limítrofes, lo que limitó sus ingresos en taquillas y también dificultó el desplazamiento fuera de casa de sus aficiones.