El inicio de liga en Segunda B podría retrasarse

La operación anticorrupción podría afectar al inicio de las competiciones dependientes de la RFEF


Villar en el sorteo de Copa | Hugo Piña-LSB

La mañana de este martes ha tenido una noticia claramente protagonista. Ángel María Villar, presidente de la Real Federación Española de Fútbol, y su hijo Gorka Villar han sido detenidos dentro de una operación anticorrupción que podría dejar una decena de detenidos más.

Este hecho podría afectar directamente a las competiciones que dependen de manera exclusiva de la Federación Española de Fútbol. La que mayor dependencia muestra es la Segunda B, además de la categoría juvenil de División de Honor Nacional y la Primera y Segunda femeninas. En un rango menor se verían también afectadas la Tercera División y la categoría Nacional Juvenil.

De prolongarse el arresto o los requerimientos policiales y judiciales, Ángel María Villar no podría asistir el jueves a la Asamblea anual en la que, entre otras cosas, se debe ratificar el reparto de derechos televisivos, aceptar los posibles cambios en las categorías y confirmar la propuesta de grupos para dar paso a la confección de calendarios.

Por ahora se desconoce si alguno de los cargos pertenecientes a la Comisión de Segunda B están implicados en el caso.

De no poder asistir varios de los miembros fundamentales y ejecutivos, la Asamblea podría no darse por válida y obligar a su aplazamiento. Esta demora implicaría un más que probable retraso en el inicio de las competiciones arriba nombradas.

Los clubes de bronce, por ahora, guardan cautela y esperan la notificación oficial sobre la Asamblea del jueves que, por ahora, sigue convocada.