El Real Avilés, en coma

El club se encuentra en un delicado momento


El Nuevo Román Suárez Puerta

Desde su descenso a Tercera División la salud del Real Avilés n oha hecho más que empeorar. El club avilesino está en una situación crítica, que podría terminar con la historia del club. Ayer jugaban en Copa Federación contra el Burgos y el entrenador del primer equipo Xiel tuvo que citar a cinco jugadores del filial y del juvenil para poder completar la convocatoria.

El Real Avilés viaja desde su última etapa en Segunda B de unas manos a otras, de unas empresas a otras, sin que la estabilidad llegue y sin que el ritmo del club se enderece. Esta misma temporada se llegó a debatir sobre la salida del club en Tercera, ante las dificultades a la hora de concretar quién se hacía cargo de la gestión. Hoy día el club sobrevive con lo mínimo, con enormes dificultades y deudas que continúan creciendo. A día de hoy el club le debe tres nóminas a sus futbolistas.

Esta circunstancia hace que el club se pueda quedar sin futbolistas en un plazo corto de tiempo. Al haberse cumplido los tres meses de impagos, los jugadores del Real Avilés ya pueden denunciar ante la AFE  su situación y podrían salir si lo desearan libres para fichar por otro club. Las deudas impedirían además al club fichar, bloqueándose los derechos federativos, lo que a corto plazo podría obligar a su retirada de competición.

Alejandro Vázquez no ha querido esperar a que se solucionara la situación y ha pedido ya la baja, acordada con el club. Su camino lo podrían seguir otros jugadores de la plantilla en los próximos días. Éstos ya buscan opciones en otros clubes para poder salir y moverse en este mercado invernal, que comenzará de manera oficial el día 2 de enero para las categorías superiores a Tercera División y que en esa categoría es hasta el 31 de enero ya libre.

El club asturiano protagonizó hace muy poco una positiva etapa que le llevó a estar cerca del ascenso a Segunda División, siendo uno de los clubes destacados en Segunda B. Ahora vive sus horas más bajas, sin el apoyo de los aficionados y con deudas crecientes. El Real Avilés está en coma.