La Segunda B, una categoría muy compleja


Las gradas del Nuevo Colombino | Foto: Digital StillCamera

La Segunda División B española, a pesar de ser, según los expertos, una de las mejores categorías inferiores de Europa (referido a términos cualitativos, claro), tiene unos problemas que hacen que sea de difícil pronóstico y donde hay muchos factores externos que condicionan los partidos y los resultados. La principal razón es económica. Desde Intelbet casas de apuestas nos traen este pequeño análisis desde el punto de vista de los apostadores.

Presupuestos muy bajos, búsqueda de dinero externo

Los presupuestos son muy bajos y eso es un gran inconveniente para los clubes. Los jugadores tienen salarios que a duras penas les da para tomarse la profesión como un trabajo serio y de futuro, y los presidentes deben hacer auténticos milagros para cuadrar todas las cuentas. Apenas hay ingresos por derechos de televisión ya que, a pesar de ser una categoría muy seguida y poular, son muy pocas las televisiones que retransmiten los partidos. La mayoría de los ingresos provienen de la publicidad y de los abonos de los aficionados.

Por ello es común la búsqueda de inversores extranjeros o fondos de inversión, que a menudo se ven envueltos en escándalos de amaños como hemos visto recientemente. Desgraciadamente, este tipo de trampas están a la orden del día.

Un jugador que apenas cobra 1000 euros al mes, y se le aparece la oportunidad de ganar el doble en un solo partido gracias a un gol en contra o a favor, un córner o una tarjeta amarilla, es una oferta que es muy difícil rechazar. Apenas hay control por parte de la Federación ni de las autoridades para este tipo de trampas, ya que es muy difícil seguir el rastro del dinero sobre todo si se trata de fondos o dinero extranjero como antes mencionamos. Desgraciadamente, las casas de apuestas tampoco controlan este tipo de trampas, ya que ellas son las primeras beneficiadas con el movimiento de dinero y sus comisiones

Los jugadores del Bilbao Athletic celebran un gol esta temporada | UGS

Los filiales, en el punto de mira y el objeto de críticas

Si hay una crítica común en esta categoría son los famosos segundos equipos de los conjuntos de élite. Los filiales. Hablamos de equipos con jugadores jóvenes cuyo objetivo es formarles para llegar al primer equipo. Salarios más alto, mejores instalaciones y facilidades, mejores transportes, plantillas amplias, fichajes de jugadores o estrellas para “probar” en el filial, etc.

Sin duda este tipo de equipos tienen una gran ventaja sobre los demás, y son muchas las voces que piden una liga sólo para ellos, como ocurre en Inglaterra, Italia o Alemania.

Además, es mucha la gente que piensa que desvirtúan la competición. Por ejemplo, un filial puede ir al 100% a un partido, y en el siguiente, puede ir a jugar sin sus mejores jugadores que han podido ser llamados para ir con el primer equipo. Por lo tanto, habría equipos claramente perjudicados y otros beneficiados. Son muchos los filiales que militan en la Segunda División B actualmente. El del Valencia, Las Palmas, Granada, Córdoba, Zaragoza, Villarreal, Osasuna, Athletic Club, Real Sociedad, Sporting Gijón, etc. Todos ocupando plazas que podrían ocupar otros equipos más humildes y con aspiraciones reales de competir y ascender, ya que recordamos que muchos de esos segundos equipos no pueden ascender a la Segunda División.