El Barakaldo anula al Racing (2-0)

El cuadro fabril volvió a hacer de su feudo un castillo impenetrable


Los locales se llevaron los tres puntos | Imagen: Racing

Un partido más. El Barakaldo alarga su idilio con Lasesarre y mantiene su estadio sin derrotas en lo que va de campaña. Y esta semana con doble efecto. Los de Larrazabal lograron tres puntos para soñar ante un Racing de Santander de suspenso.

Los de Pouso, que no ha supuesto en sus primeras semanas un salto de calidad para su equipo, fueron inferiores en todas las líneas a los gualdinegros.

Los locales, intensos desde el inicio, sólo permitieron un tiro de falta de Aquino en la primera mitad mientras eran los dueños del peso del partido, aunque sin inquietar en demasía a Iván Crespo.
Ese dominio iba a tener un punto más de intensidad en la segunda mitad. Las incursiones constantes de Son y el juego de espaldas de Vitoria, siempre acompañado por un constante Buenacasa, fueron los ingredientes de un Barakaldo más ambicioso.

En una genial arrancada del punta malño, una semana más Buenacasa se aliaba con los goles de pañuelos con un desmarque con cambio de ritmo que le dejaba solo ante Crespo. Su definición, adonde no llegaba el guardarredes cántabro.

Tras el gol, la esperada reacción del Racing se quedó en espera. El cuadro cántabro apenas inquietó a Txusta, que sólo temió recibir en el segundo acto en un fallo de su compañero Andrada que Aquino no aprovechaba. Mientras tanto, el Barakaldo aprovechaba para tocar balón y hacerlo cada vez en zona más altas, con opciones desde las bandas y el corner. Desde la esquina, de hecho, y en una mala jugada defendida por los visitantes, llegaría el definitivo 2-0 firmado por Vitoria.

Desde ahí y hasta el final el Barakaldo supo hacer suyo el encuentro y secó al cuadro de El Sardinero. Los fabriles se acercan al Play Off, sabedores de la importancia de hacer los deberes ante Peña Sport e Izarra para ganarse el boleto a soñar. El Racing sigue defraudando, sin equilibrio, y se llevó hoy una merecida pitada que debe servir para hacer al equipo reaccionar.