Cada año se reabre el debate, pero el paso de las temporadas no hace que la Copa del Rey de que hoy disponemos cambie. Y sin cambios no hay mejora. En el fútbol, como en cualquier espectáculo, sin mejora hay aburrimiento. Lo previsible que es hoy día la Copa del Rey está haciendo que año a año los campos se vacíen, la ilusión se apague y el interés se termine.

No es comprensible por qué se mantiene un modelo de Copa del Rey que gusta muy poco y a unos pocos, y que además gusta sólo a los más grandes, porque no es del gusto tampoco de todos los equipos de Primera División. En esta primera ronda con los equipos de Primera División participando, hemos visto resultados de eliminatorias que reflejan por qué el modelo de competición no funciona y, sobre todo, campos vacíos.

Preguntado meses atrás sobre los modelos de Segunda B y de Copa del Rey, Villar, actual Presidente de la Real Federación de Fútbol, declaraba estar satisfecho con cómo funcionaban esas competiciones en la actualidad y confirmaba que, por el momento, los modelos de competición de Copa y de la categoría de bronce no sufrirán cambio alguno. Quizá por falta de ganas, por conformismo, o por falta de ideas, pero desde Madrid no quieren cambiar lo que no funciona en nuestro fútbol.

Estos son los resultados de Segunda Ronda

Por si la razón de la inexistencia de cambios en el modelo de Copa del Rey fuera la falta de ideas (permitidme dudarlo), me he tomado la licencia de dibujar el modelo de Copa que me gustaría, como amante del fútbol y como un aficionado más. No es más que un compendio de los diferentes modelos de otras copas europeas y pequeñas ideas. Vamos a ello.

– Equipos participantes: equipos de Primera División, Segunda División, Segunda División B y los Clasificados para el Play Off de ascenso a Segunda División B la anterior temporada que no logren finalmente el ascenso a Segunda División B. Competición sin filiales.  Partidos de 90 minutos con prórroga y penaltis en caso de empate.

– Todos los equipos de las diferentes categorías entran a competir en la primera de las rondas. Sistema de competición a partido único hasta el final de competición. La sede se elige mediante sorteo y el taquillaje se repartirá entre los dos equipos. Final durante todas las ediciones en una sede fija, al igual que en Inglaterra.

– Elevar los premios por victorias en competición.

– Convocatorias de 16 jugadores, con un máximo de cinco jugadores del filial que deberán ser menores de 23 años.

– Fijar el precio de las entradas. Todos los participantes deberán fijar un precio igual para las entradas y para cada una de las rondas. Se fomentará la asistencia de los niños a los campos.

– Para incentivar la asistencia de público, además de los adecuados precios de las entradas, se priorizarán las fechas festivas para determinadas eliminatorias de Copa del Rey (puentes del Pilar, la Constitución y Navidades).

– Eliminar la asignación de los derechos de Televisión a una productora para todos los encuentros de Copa del Rey. Los dos equipos participantes en cada encuentro negociarán sobre este aspecto, en caso de no llegar a acuerdo, la organización de la Copa del Rey dentro de la RFEF decidirá que productora retransmite el encuentro.

– Los equipos con menor capacidad económica verán subvencionados sus gastos de desplazamiento en caso de jugar el encuentro fuera de casa.

– Para garantizar la seguridad y la igualdad en los aspectos competitivos, se exigirán unos mínimos que las instalaciones deportivas del equipo anfitrión deberá cumplir. De no cumplirlas, la sede del encuentro se trasladará a otro estadio.

Seguramente será este un modelo muy mejorable. Son mis pequeñas aportaciones, muchas extraídas de la FA Cup inglesa y adaptadas  a nuestro fútbol, otras de la copa alemana, otras de la lógica y sensatez. Sin duda, estos y otros cambios permitirían un modelo competitivo y de espectáculo más cercano al aficionado y que suscitaría más interés. Y el interés suele ir ligado al beneficio económico. Esta no es, pues, la excusa. Toca buscar un cambio.



Recuperamos la sección en la que hablamos de reglas y arbitraje con esta pregunta: ¿se puede marcar un gol desde un saque de puerta? Lo primero, lógicamente, es que se de el supuesto: un golpeo del portero o uno de sus compañeros desde el área de meta y que termine llegando a campo tival directamente a uno de sus compañeros que se encuentre más cerca de la portería rival que el penúltimo defensor.

Desde luego, parece necesario un buen golpeo,  y algún fallo en el equipo defensor. Pero, ¿hay fuera de juego en este caso? La respuesta es NO.  No existe fuera de juego en este caso, al igual que ocurre en los saques de banda.



La noche del lunes, tras el sorteo de la segunda fase del Play-Off de ascenso a Segunda y a Segunda B, lográbamos alcanzar las 150.000 visitas durante este mes, una cifra que se nos había escapado en meses anteriores y que nos anima a seguir trabajando para acercaros, día a día, la actualidad de esta categoría. (más…)



Cada final de temporada, al igual que hay equipos que ascienden, otros que mantienen la categoría y algunos que descienden a una categoría inferior, ocurre lo mismo con los árbitros. Cuando termina la temporada, incluidos los playoffs, se hace pública una clasificación por cada categoría de fútbol, en la cual los árbitros quedan clasificados en función de sus actuaciones a la largo de la temporada. A continuación se va a explicar el modo en que se construye dicha clasificación en 2ª B.

Tal y como se ha comentado en otras ocasiones, en cada partido de 2ª B hay una persona relacionada con el mundo arbitral (ex-árbitro, directivo, colaborador…) que asiste al partido con el único objetivo de evaluar la actuación del equipo arbitral. Para la elaboración de este informe, se tienen diferentes puntos en cuenta: condición física mostrada por el árbitro, control del partido, criterio en las amonestaciones y expulsiones, errores técnicos cometidos… A pesar de lo que la gente pueda creer, los aspectos relacionados con la apreciación no se tienen en cuenta para los informes.

Siempre que el árbitro esté bien colocado, no cometa ningún error grave de reglamento, y la decisión sea tomada de manera firme y consistente, no importa si en una jugada de interpretación se acierte o no. Esta decisión le corresponde tomarla al árbitro del partido, que es la persona responsable del mismo. Está claro que diferentes personas pueden tener diferentes opiniones sobre una misma jugada, pero la decisión que cuenta es la del árbitro del partido, por lo que aspectos de apreciación no se tienen en cuenta para la elaboración del informe.

Con todos los informes que se hacen cada jornada, el Comité Técnico de Árbitros va elaborando una clasificación de los 120 árbitros de 2ª B, la cual es desconocida hasta que se hace pública con el final de temporada. Los árbitros no conocemos nuestros informe de la temporada en curso, y únicamente nos dan una indicación de cómo vamos clasificados a mitad de temporada (si en el primer, segundo o tercer tercio de la clasificación). Esta clasificación se tiene muy en cuenta a la hora de las designaciones, de manera que a los mejores partidos van los árbitro mejor clasificados, incluyendo los partidos de playoff, a los que van los árbitro con opciones de ascender.

arbitro

Una vez termina la temporada, los 2 árbitros mejor clasificados ascienden automáticamente a Segunda División , mientras que los 18 árbitros peor clasificados descienden a 3ª división. A este número de ascensos y descensos hay que sumar posibles plazas producto de renuncias, gente que desciende por motivos de edad o excedencias. En 2ª división B los árbitros no pueden continuar arbitrando cuando cumplen 39 años, mientras que en 2ª división A el límite está en 41.

Además, después de los cambios producidos en el sistema de ascensos a 2ª división B la temporada pasada, la edad límite para acceder a la categoría de bronce del fútbol español es 30 años, quedando eliminados todos los árbitros a partir de esa edad.

En resumen, el sistema establecido intenta ser lo más justo posible. Seguro que tiene lagunas, y todo el mundo tiene derecho a opinar. No obstante, este sistema lleva vigente muchos años, y si no se ha modificado sustancialmente es porque no se ha ideado un sistema mejor.



Todavía recuerdo ese 26 de julio puñetero en el que un buen amigo de esos que siempre están presentes aunque viva a miles de kilómetros me mando un Whatsapp para informarme de la noticia: Agustín ha fallecido. Repasé una y mil veces el mensaje de Luis del Teso y subí con la bicicleta a la parte de arriba del pueblo, donde llega buena cobertura para, desgraciadamente, confirmar la noticia.

Me tomé unos minutos para avisar a los medios en los que trabajaba, para informar a los buenos amigos que tienes en LaSegundaB y entonces dejé de ser periodista. Me senté sobre una pared y no reaccioné durante minutos en los que mi móvil sonaba cada cierto tiempo. No tenía el valor de coger aquel teléfono y decirle a la gente la triste noticia.

Me había enterado unas semanas antes que la enfermedad te había vuelto a hacer una falta a la altura de la espinilla, pero a ella se le permite tener siete o ocho amarillas por partido y casi nunca se le expulsa del partido a no ser que le ganes. Miraba cada mañana el Whatsapp, ese en el que te había dejado un mensaje, esperando que lo leyeras, que volvieras a conectarte y a decirle al cáncer que ibas a seguir luchando. Lo seguiste haciendo, seguiste empujando hasta el último minuto. Creeme, todos lo hacíamos y sé que lo sabes, porque cada domingo sacas un hueco para sentarte en un asiento del Ruta de la Plata y te pones a ver el partido de tu equipo.

Cada mañana miraba el móvil con la esperanza de una buena noticia, una esperanza que nunca perdí porque tú me enseñaste que todos los días salía el sol por muy nublado que estuviera. Cada día sin respuesta pero con muchas ganas de luchar.

Agus

Esa misma tarde me desplacé a Zamora, a ese santuario improvisado que los aficionados montaron en la puerta 4 del estadio. Ese santuario que algún malnacido hijo de su madre decidió destrozar llevándose tu camiseta, la que tantas veces habías defendido, la que tantas tardes de alegría nos había dado.

Porque la alegría nunca te faltó. Yo te recuerdo en el partido frente al Guijuelo o el último frente al Constancia. Eras quien nos ayudaba a luchar por la salvación, haciendo bromas, sonriendo, quitándonos la tensión de un partido que era lo más importante de lo menos importante. Y recuerdo abrazarme a ti, sin mediar palabra porque no nos hacía falta. Habíamos hablado tantas veces que no hacía falta decirnos nada. A mi que me daba verguenza preguntarte como ibas en la lucha y tú que sólo querías pelear, nos veíamos, nos abrazábamos, sonreíamos y esa era la mejor señal.

Y al día siguiente Adrián me dio las fuerzas para ir a Peleagonzalo. Fue el amigo necesario para acercarme allí y poder abrazar a Vero, a Paco, a tu familia, como tantas veces hice contigo. Para poder animar a Hugo y a Manu. Encontré las fuerzas porque allí estaban Iker, Edu, Jeffrey, Zuhaitz o Juan Carlos. Esto del fútbol sirve para hacer amistades que sobreviven al paso del tiempo.

Y después, en las orquestas veraniegas de toda la provincia, sonaba la canción de Bongo Botrako, esa que hiciste lema y que a mi me costó escuchar los primeros días, esa que me recordaba irremediablemente a ti pero que con el paso de los días voceé mas fuerte que nunca, para que la oyeras, para que supieras que tenías razón, que todos los días sale el sol.

Han pasado seis meses pero tengo la sensación de que estas muy cerca, ayudándome en los malos momentos. Esa una sensación difícil de explicar, pero es la misma que siento cuando me acerco a la Virgen de la Soledad o cuando veo la foto de mis bisabuelos en mi bautizo, en el portal de la casa del pueblo. Se que todos y algunos más me protegéis y me ayudáis a vivir la vida.

Hoy celebramos el Día Mundial de la Lucha Contra el Cáncer, una enfermedad que a mi me ha dejado sin muchos seres queridos que pelearon tanto como tú y que se merecerían tantas litros de tinta aunque fueran desconocidos para el público. Hoy celebramos un día en el que el mensaje tiene que ser que sí se puede, que todos los días sale el sol, que la vida está para vivirla y que este partido lo vamos a ganar.zamora news



Aun siendo difícil la situación en la que vivimos, a nadie en su sano juicio se le ocurriría aceptar la oferta de trabajo de una empresa que no paga a los que ya son sus trabajadores, que está metida en uno de esos duros expedientes de regulación de empleo o está en suspensión de pagos. Nadie quiere trabajar sin cobrar, si tiene necesidades económicas. Tú, ¿aceptarías la oferta de trabajo de una empresa que, posiblemente, no te pagará?

Sin embargo, esta situación si se da en el fútbol. Se da y se lleva dando demasiado tiempo, especialmente en Segunda B. Eliminamos de esta crítica y análisis a aquellos jugadores que firmaron por un club que se encontró con dificultades en el camino, inesperadas muchas veces.

Pero sí toca poner en el punto de mira a muchos futbolistas de esta categoría que no han actuado con la debida responsabilidad. Sin eliminar de responsabilidades a los dirigentes y clubes que no pagan, los máximos culpables de que situaciones que desprestigian nuestro fútbol y, en especial, esta categoría es de quienes prometen lo que no tienen.

Eso sí, los jugadores no pueden quedarse sin que se les recuerde su parte de responsabilidad. Puntualizamos. Hablamos del Noja y del Racing de Santander. Y explicamos, en breves líneas, sus casos para poder ponernos en la situación. Eso sí, esto no es nuevo: Palencia y Unión Deportiva Salamanca y sus últimas plantillas tuvieron problemas como estos.

El Noja. El club de La Caseta, ahora con sólo catorce jugadores y que probablemente tenga que retirarse, se salvaba del descenso administrativo a falta de unos minutos del cierre del plazo para presentar la documentación necesaria. Se salvó después de una temporada en la que no pagó con regularidad a sus futbolistas. Cumplió, al final, a última hora, pero así no se hacen las cosas.

El caso es que llegaron promesas que colocaban en el club una inversión empresarial que nunca llegó. Entre los que siguen esta categoría se comentó que esa inversión no llegaría. A veces, la experiencia y las historias ya conocidas sirven para vaticinar con tino lo que ocurrirá en el futuro.

Al Noja llegaron jugadores desde diferentes partes de España hasta configurar una plantilla de ciertas garantías, una plantilla que confió en unas promesas que no tenían vigas. El resultado, el que se esperaba. La inversión nunca aterrizó en el aeropuerto de Santander y los jugadores llevan varios meses sin cobrar.

Nos vamos unos Kilómetros más hacia el oeste hasta llegar a la capital, a Santander. Allí juega el Racing, un histórico del fútbol en España venido a menos. La mala gestión y, quizá, el vivir por encima de lo soportable les ha llevado de jugar UEFA a estar en Segunda B con millones de deuda que no se han reducido.

En verano, los rumores llegaron a hacer desaparecer al club o bajarlo a tercera. No se produjo. Deprisa y corriendo se formó una plantilla de garantías, renombre y… y caché. Se formó una plantilla prometiendo unos pagos que nunca llegaron, y una vez más, se veía venir. Todos lo vieron venir, hasta los propios aficionados racinguistas, mejor que nadie, sus dirigentes. Todos menos sus futbolistas.

Hoy juegan Copa frente al Almería en casa y han protestado, acogiéndose a su derecho,  porque llevan tres meses sin cobrar. Aparte de lo visto en el césped, a través de un comunicado. Varios quieren hacer las maletas.

¿Qué parte de responsabilidad tienen los jugadores de estos equipos en su situación? No son ellos los culpables de que no les paguen, pero deben volver atrás y reflexionar, pensar por qué firmaron por un club que, con gran probabilidad, no les pagaría. Y para firmar por estos equipos, muchos rechazaron las ofertas que otros clubes les hicieron. Ofertas menores pero que se ajustaban a lo real, que podían convertirse en una mensualidad pagada puntualmente cada mes.

¿Aceptarías la oferta de una empresa que no te pagará? Quizá sea esta la pregunta que muchos deban hacerse cada verano cuando lleguen esas proposiciones políticamente incorrectas.



Aunque aun no se sabe nada de la posible sanción al Real Oviedo, parece muy probable que el club será sancionado y que parte de ese castigo supondrá la clausura del campo. Una posible sanción que condena a la inmensa mayoría a la que en la tarde del pasado domingo no se le cruzó el cable y disfrutaba del partido como cada quince días, en su segunda casa.

Los hechos los conocemos todos, o casi todos. Dejando a parte la calidad del arbitraje, algo que en LaSegundaB tratamos de valorar lo justo o, al menos, la mitad de lo que lo valoran los medios “grandes”, está claro que en este partido pagaron todos por uno solo.

Pagaron la mala idea de una persona que aun no ha tenido la valentía para darse a conocer que para tirar un petardo que, por suerte, no causó ningún daño ni personal ni material. Y es que Zarrabeitia Arrieta no había hecho nada tan grave como para estar cerca de recibir un petardazo sobre su cuerpo. Fútbol es fútbol, es un juego, no debe olvidarse. La violencia está fuera de él. Y cuando se da, debe ser rápidamente censurada. Y castigada.

Pero por culpa de esa persona, de ese aun anónimo, es posible que paguen más de diez mil personas, las que acuden a ver a su Real Oviedo cada quince días al Tartiere. Y que habían abonado su carnet de socio para ver unos partidos que ahora posiblemente no puedan ver. A la espera de lo que sucede con el tema.

Paga también el Racing de Ferrol y sus jugadores. El club que tendrá que hacer un esfuerzo económico extra para cubrir el viaje hasta Oviedo de nuevo y los jugadores para afrontar un esfuerzo que no estaba previsto y que varía la planificación confeccionada para la temporada.

Y, a la hora de analizar que hubiese sido lo más acertado respecto a seguir o no seguir disputándose el partido, nosotros lo vemos claro: todos tienen razón. El Real Oviedo, que quería continuar, por quitarle protagonismo a alguien que no merece, no variar la planificación deportiva de su primera plantilla y para que su afición no se viera perjudicada al menos ese día. El Racing de Ferrol, que también quería continuar, para evitar un nuevo viaje para disputar sólo cuarenta y cinco minutos que supone un nuevo esfuerzo económico. Y el árbitro, el colegiado, también tiene razón. No sería fácil seguir trabajando si mientras desempeñas tu labor, te intentan agredir nada más y nada menos que con un petardo. Hay que ponerse en la piel de cada uno. La decisión no es sencilla.

Lo que si es fácil es decidir qué hacer con la persona que tuvo la desafortunadísima idea de protagonizar un partido que no era el suyo. Será ella, una vez localizada, quien deba pagar por semejante despropósito. En lo económico y en cuanto a responsabilidades. Y, desde luego, mantenerse lejos de un espectáculo deportivo que no merece durante un tiempo. Nadie merece disfrutar si para ello necesita que otros sufran.

El fútbol no quiere violencia.



Los árbitros de segunda B, además de dirigir partidos de la categoría de bronce del fútbol español, desempeñan también otra labor dentro del mundo arbitral: participar como cuarto árbitro en partidos de 1ª división y 2ª división A. En estos partidos el rol cambia y se realizan otras funciones, igualmente importantes pero muy diferentes.

Cuando llega una designación como cuarto árbitro se adjunta una relación con los teléfonos de los miembros del equipo arbitral con el fin de que los miembros se pongan en contacto entre sí. El primer paso consiste en planificar el viaje, teniendo en cuenta que el cuerpo arbitral reunido tiene que dormir la noche anterior al partido de forma obligatoria. Así como al árbitro principal y sus asistentes, el viaje se lo organiza una agencia de viajes que trabaja para el comité de árbitros, el cuarto árbitro tiene libertad para hacer el viaje de la manera que le venga mejor.

Esto se debe a que el cuarto árbitro tiene que sufragar los gastos derivados de su viaje y su estancia en hotel, mientras que al resto de los componentes se lo paga el comité. A cambio, los honorarios que recibe el cuarto árbitro son de una cuantía sustanciosa (1.462€ en 1ª división y 1.112€ en 2ª división A), de forma que después de pagar el viaje, estancia en hotel, comidas y demás gastos derivados del viaje, le queda un importe neto adecuado.

Una vez se ha viajado a la ciudad donde se celebra el partido, se llega al hotel y el equipo arbitral se reúne. La noche anterior se suele ir a cenar a algún restaurante de confianza, ya que en la mayoría de las ciudades cada árbitro tiene algún restaurante al que le gusta ir. La cena es un momento para compartir charla y conocerse mejor, con el objetivo de entablar lazos de confianza, y que a pesar de no actuar juntos habitualmente se tenga un trato de normalidad.

cuarto arbitro

La mañana previa al partido se suele aprovechar a dar un paseo después del desayuno, y en función de la hora del partido desayunar fuerte y no comer, o comer pronto para tener tiempo de descansar un rato antes del partido. La hora de reunión antes del partido es, habitualmente, 2 horas antes en la cafetería del hotel. En ese momento se incorpora al equipo arbitral el quinto miembro, el delegado/informador del partido. Tras tomar un café y saludarse, hay que desplazarse al estadio, trayecto que en 1ª división y algunos partidos de 2ª división A se hace escoltado por las fuerzas de seguridad.

Una vez en el campo, y tras examinar el terreno de juego y sus aledaños, el cuarto árbitro pasa a encargarse de los aspectos administrativos del partido. Se cerciora que la convocatoria, tanto de jugadores como de cuerpo técnico, se adecúe a la normativa vigente, y elabora el acta del partido, todo bajo la supervisión del árbitro. Mientras tanto, él y sus asistentes se cambian de ropa y realizan el calentamiento, tras lo que comienza el partido.

Durante la duración del partido, la labor del cuarto árbitro abarca muchas funciones: control de los banquillos, mirando que todos sus componentes tengan un comportamiento adecuado; control de la zona de calentamiento de jugadores; control de las acciones que sucedan en el partido en la zona más cercana a él, quedando todas las decisiones que comunique por el pinganillo a discreción del árbitro principal; control de las zonas ciegas del trío arbitral, tales como posibles acciones que ocurran a espaldas del árbitro o en zonas del campo alejadas de la atención; control del túnel de vestuarios en los momento en que los jugadores salen o entran de los vestuarios al terreno de juego.

Además de todo esto, una de las principales labores del cuarto árbitro es sustituir a cualquiera de los demás componentes del equipo arbitral en caso de que alguno de ellos sufra una lesión o indisposición que le impida continuar el partido. Este hecho suele ser el que más llama la atención cuando ocurre, a pesar de que las ocasiones en que esto sucede son muy pocas a la lo largo de la temporada.

Una vez termina el partido, el cuarto árbitro se encarga de completar el acta arbitral, siempre bajo la supervisión del árbitro principal, y su labor termina. Al igual que el resto de componentes del equipo arbitral, su labor es valorada por el delegado/informador del partido, el cual califica su actuación de acuerdo a unos criterios establecidos. Tras ello, solo queda abandonar el estadio, despedirse de los compañeros con los que se ha compartido el partido, y realizar el viaje de vuelta de la manera más adecuada.



Aprovechando el día de este Sorteo de dieciseisavos nos vienen de nuevo los pensamientos y cuestiones sobre esta competición tan longeva y que tanta historia tiene. La Copa del Rey, ese torneo antes admirado y que va perdiendo interés año tras año. Los datos, las audiencias y las asistencias están ahí. Ese torneo que incluso algunos equipos desechan a las primeras de cambio cuando priorizan el resto de competiciones a esta. Algo impensable años atrás.

Una Copa del Rey que va perdiendo adeptos y que en cuartos de final no es capaz, en muchos casos, de llenar un medio del estadio donde se juega. Y como el fútbol, creemos, debe ser del aficionado, del “consumidor”, en definitiva, no entendemos el modelo actual, a nuestro parecer, el culpable de esta debacle.

Un modelo hecho por y para los equipos de Primera División en una competición creada para que no existieran diferencias. Una competición en la que hace unos años se competía de igual a igual, tal y como aun hoy se hace en otros países. Inevitable es llevar la vista hacia Inglaterra, donde su Copa enfrenta a equipos de multitud de categorías, sin importar su origen. Competición total y campos llenos, una vez más.

Y es que para que un Segunda B o Tercera se enfrente a un primera, con sus limitaciones pero en definitiva equipos de fútbol que tienen a su afición detrás y que tienen el mismo derecho que otros a generarla, un total de tres rondas a partido único. Partidos que, hemos visto, no atraen al aficionado, que bien sabe lo difícil que es llegar hasta el premio.

Nos preguntamos por qué se elimina la opción de un modelo así en España. Por qué siempre hay que favorecer a unos y dejar de lado a otros. Por qué no se puede, al menos, hacer una excepción en una de las competiciones. Premiar al aficionado del fútbol español que tanto sufre. Y no pueden utilizarse argumentos contrarios a esta postura para defender lo indefendible. En España, por las televisiones, las competiciones o el reparto de dinero, el interés por el fútbol está cayendo.

La Copa debería ser, aunque esto tendría que ampliarse a la totalidad de competiciones, una fiesta total del fútbol. Una competición total de un número determinado de eliminatorias donde participaran los equipos clasificados de Primera, Segunda División, Segunda B y Tercera en las mismas condiciones.

Un sorteo de verdad, un sorteo que enfrentara a partido único a equipos de diferentes categorías. E incluso con la opción de ampliar así el número de equipos participantes, popularizando la competición que sí se puede popularizar.

Más bonito que lo actual era ver cómo los gigantes caían con los pequeños. Y aun siendo aquel modelo mejorable, se dio un paso para atrás. De nuevo. Parece que en España existe cierto miedo al enfrentamiento total, a que el grande pierda contra el chico.

Perdemos los orígenes de un fútbol que en su día enfrentaba a los obreros de una fábrica contra los de otra, a una parte de los habitantes de un pueblo contra los de otro, sin importar su procedencia, su capital y sus instalaciones.

Ojalá algún día cercano el fútbol en España recobre la cordura y recupere la distancia que el negocio, las cámaras y los intereses ha creado con el aficionado. La solución es sencilla, un nuevo modelo. Un modelo para todos. Lo difícil es querer mirar a todos con los mismos ojos. Aunque tan sólo sea una vez.

Firmado:

Un modesto medio digital formado por otro modesto grupo de locos de algo que algún día pasado llamaban “fútbol”.



En Segunda B hay un total de 79 equipos la presente temporada. Todos ellos deben seguir el reglamento existente a día de hoy y deben tener todos los requisitos (fichas, papeleo, cupos…) cerrados antes del inicio de la competición y durante la misma. En ningún momento de la temporada un club podrá dejar de cumplir los principios mínimos marcados por la Federación Española de Fútbol.

En este artículo hablaremos de esos requisitos mínimos que se imponen desde Madrid, de cómo debe ser una plantilla en Segunda B. Hablaremos de fichas, de filiales y de ejemplos de confección de plantillas. Hablaremos de papeleo y del trabajo de despacho.

Diferentes tipos de fichas

En Segunda B, categoría que ha día de hoy no es profesional en virtud a lo expuesto por la RFEF en su reglamento, existen dos tipos de fichas para los jugadores que compiten en Segunda B. Encontramos dos tipos de fichas: “P” y “A”. Las fichas P corresponden a los jugadores profesionales, que serán para aquellos jugadores que figuren ante Federación y organismos laborales como trabajadores. Éstos cuentan con contrato que debe estar debidamente cerrado y cumplimentado. 

Las fichas A son para jugadores aficionados o amateurs, que son mayoría en Segunda B. En este caso, los tipos de contrato son muy variados y en cada entidad se puede usar un modelo diferente.

Un escalón más abajo encontramos las fichas “J” para juveniles y las fichas “C” para cadetes.

Máximo de 22 jugadores

Una plantilla de Segunda B estará formada por un número máximo de veintidós jugadores, tres menos que en Primera y Segunda División. Además, en Segunda B no podrán alinearse jugadores que sean extracomunitarios (jugadores no europeos).

Sin embargo, la configuración de edades de esos 22 jugadores no es libre: como máximo estará compuesta la plantilla por dieciséis jugadores mayores de 23 años (en la presente temporada, los SUB-23 son los jugadores nacidos en el año 1991 y posteriores). No es obligatorio llegar a los dieciséis jugadores mayores de veintitrés años.

Además, todos los equipos deben contar con, al menos, seis fichas “P” (profesionales) durante toda la temporada. Este número puede ser mayor, pero nunca menor.

oficinas futbol

Los filiales, un caso aparte

Los filiales, por su diferente naturaleza, cuentan con una estructura diferente, pero que debe cumplir siempre los principios arriba explicados. Siempre tendrán un máximo de 22 jugadores en plantilla, nunca excederán los 16 jugadores mayores de dieciséis años y cumplirán con el apartado relativo a fichas profesionales.

Como equipos de formación, la mayoría de sus fichas corresponden a jugadores SUB-23, e incluso, a jugadores en edad juvenil. Pero un filial puede tener también jugadores mayores de 23 años, siempre que cumpla la normativa.

Eso sí, aquellos jugadores mayores de veintitrés años que debuten con la primera plantilla del club, no podrán volver a jugar con el filial. Algo que no es así con los jugadores SUB-23, que si podrán alternar ambos equipos.

Esquema estándar de plantilla (en base a un sistema 1-4-2-3-1)

Siguiendo el esquema 1-4-2-3-1, el más utilizado actualmente en Segunda B y en todas las categorías de ámbito nacional, las plantillas se confeccionarían siguiendo este principio:

Porteros: 2

Defensas: 8

– Dos laterales diestros, cuatro centrales, dos laterales zurdos.

Centrocampistas: 8

– Cuatro mediocentros, dos extremos derechos, dos extremos zurdos.

Delanteros: 4

– Dos mediapuntas y dos delanteros.

Dentro de este aspecto se valora posteriormente la polivalencia de alguno de los jugadores de la plantilla.

Dependiendo de las necesidades del club, de las del entrenador o del esquema de juego a seguir, este modelo variará.

Hay que tener en cuenta que muchos clubes de Segunda B, en especial en estos últimos años de crisis, han reducido el número de jugadores de sus plantillas, sin llegar en muchas ocasiones al tope de 22.

 

 

 

 



Importante: El CD Olimpic ha comunicado esta misma mañana, después de escribir mi artículo, que la cuenta de twitter que decía ser oficial no lo es, por lo que el gran malentendido viene por una persona que quería jugar diciendo que era el twitter oficial.

La noche del domingo fue una noche convulsa con todas las informaciones que llegaban, de un lado y del otro, sobre el CD Olimpic. Noticias que volaban, qaue corrían como la polvora y que hacían que se comenzara un cruce de declaraciones, un cruce, incluso, de insultos que alejaban lo realmente importante y es que un chaval de 20 años había fallecido. Esa era la triste noticia, la que tenía que haber sido importante y no el cruce de declaraciones que existió después.

Nil Marín defendiendo la portería del Girona. Foto: ABC

Nil Marín defendiendo la portería del Girona. Foto: ABC

Digo desafortunado Olimpic, no por los hechos, que nunca sabremos, porque cada uno cuenta una versión, sino porque el jefe de prensa, o la persona que lleve la cuenta en Twitter, no encontró las palabras adecuadas.

Desconozco si el hecho es como dijo Marc Sellarés, o como dice Rus, desconozco el número de campos en los que se guardó el minuto de silencio o cual es el procedimiento de los de Xátiva a la hora de guardar minutos de silencio. Lo desconozco, como lo desconoceis muchos de los que estáis leyendo ésto, y por eso es complicado juzgar que es exactamente lo que pasó.

El caso es que, desde que acabó el partido, y trás los ataques (fundamentados o no) que estaba recibiendo el club, la persona encargada de llevar la cuenta en Twitter del Olimpic estuvo desafortunado en sus declaraciones de 140 caracteres. Fue quizá eso lo que encendió la mecha, unas declaraciones equivocadas, pero, únicamente unas declaraciones.

Fue un momento de calentón probablemente, un momento que enfadó a mucha gente, pero sólo fue un momento desafortunado. No dudo de la profesionalidad de esa persona ni de que, finalmente el Olimpic quiso hacer lo mejor posible en éste caso. Las palabras fueron equivocadas, incluso, de mal gusto. Pero, el hombre yerra y su virtud es saber rectificar y así, al menos desde twitter, ha sucedido.

Sobre el minuto de silencio, no sabremos nunca quien tiene razón, porque cada uno contará una versión de los hechos, y realmente, me da igual. No creo que haya que estirar más esta polémica, no se lo merece la familia del Girona, ni nadie. Olvidémoslo ya, y que cada uno en su interior haga lo que crea, guarde su minuto de silencio o recuerde como crea conveniente a Nil.

Descansa en paz, Nil.



Antes del comienzo del partido, tanto los equipos como los árbitros pasan los momentos previos en el vestuario. Es en este lugar donde se preparan los últimos flecos de cara al partido, además de prepararse para el mismo, y hay sustanciales diferencias entre lo que hacen los equipos y lo que hace el trío arbitral.

En primer lugar, al llegar al estadio se inspecciona el terreno de juego. Normalmente esto también lo hacen los jugadores de los equipos, pero la labor de los árbitros no es únicamente dar un paseo, sino que se comprueba el estado de todos los elementos que tienen importancia de cara al partido. Se revisan las redes, se mira que el campo esté correctamente pintado, se delimita la zona de calentamiento, se observa que los banquillos cuenten con asientos suficientes, que el cartel de sustituciones exista y funcione… En definitiva, es un buen momento para comprobar todo esto, ya que, en caso de encontrar alguna anomalía, hay tiempo suficiente para solucionarlas.

Hay árbitros que aprovechan este momento para dar la “charla”, como se suele llamar. No es más que un repaso de las cosas más importantes de cara al partido, además de establecer el reparto de tareas y dejar claras las pequeñas cosas que diferencian a un árbitro de otro a la hora de dirigir el partido. Está claro que las reglas de juego son las mismas para todos, y sin un jugador para con la mano un balón que iba a entrar a gol, será expulsado. Sin embargo, hay detalles que cambian de un árbitro a otro, como qué cosas decir por el pinganillo y qué cosas no decir,  o el reparto de algunas tareas durante el partido.

vestu arbitros

Una vez se vuelve al vestuario, se hace la reunión con los delegados de los equipos. En ella se establecen las equipaciones con las que van a jugar los jugadores y los porteros de ambos equipos, quedando de acuerdo árbitro y delegados. También se recibe por parte de los equipos la alineación y relación de licencias, y se comprueba que no haya ninguna anomalía al respecto. Además, se recibe en el vestuario al informador arbitral, el cual suele saludar antes del partido y desear suerte al árbitro y sus asistentes.

Una vez se ha hecho todo lo anteriormente descrito, el equipo arbitral tiene un rato a solas en el vestuario. Se aprovecha este tiempo para formalizar el acta del encuentro, cambiarse de ropa y preparar todos los elementos para el partido (banderines, pinganillos, tarjetas, silbato…). Hay árbitros que ponen música con el fin de estar más relajados en el vestuario, pero el fin último es dejar todo preparado para el partido.

Cuando quedan unos 30 minutos para el comienzo, se sale a realizar los ejercicios de calentamiento. Estos varían de un árbitro a otro (al igual que son diferentes entre los distintos equipos), pero el fin es que el cuerpo esté en el mejor estado posible para dirigir el partido. Al entrar al vestuario, cuando se termina el calentamiento, se aprovecha para recordar a los equipos la hora y recalcar la importancia de la puntualidad. Una vez en el vestuario sólo queda terminar de prepararse y ya salir a revisar las equipaciones de los jugadores y a dirigir el partido.

El descanso del partido normalmente se utiliza para reponer fuerzas hidratándose y descansar de la primera parte. Se comprueba que los tres componentes del equipo arbitral estén de acuerdo en los goleadores, amonestados, expulsados y demás aspectos que hayan sucedido durante el primer periodo, y se cogen fuerzas para la segunda parte del partido.

Al final del encuentro es el momento en el que ya uno se puede relajar, aunque no del todo, ya que todavía hay que rellenar el acta del partido. Antes se vuelve a comprobar que las anotaciones del árbitro y sus asistentes sean las mismas, y se procede a la recuperadora ducha y la finalización del acta. En este tiempo el informador del partido suele bajar al vestuario de nuevo, con el fin de comentar algún aspecto del partido con el árbitro y su equipo, y despedirse de ellos.

Finalmente, y después de haberse duchado y cambiado, se recibe a los delegados en el vestuario. Copias del acta les son entregadas, y se repasa con ellos que no haya ningún error en la misma. El delegado local (o ambos delegados si hay establecido otro método de pago) abona los derechos arbitrales y no queda más que despedirse y emprender el viaje a casa. Este viaje puede ser más o menos tranquilo, en función de cómo haya ido el partido, pero lo único que queda en todo caso es pensar en el siguiente partido que sea designado, y afrontarlo con todas las ganas del mundo.



El trabajo un árbitro de 2ª B no se limita a los 90 minutos que dura el partido, sino que incluye muchos otros aspectos tales como preparación del viaje o aspectos administrativos.

Todo comienza con la notificación del partido, la cual suele llegar unos 10 días antes de la jornada (normalmente el jueves de la semana anterior a la del partido). A lo largo de la mañana llega un correo electrónico desde el Comité Técnico de Árbitros con el partido para el que ha sido designado, así como el nombre del informador (la persona encargada de ir a valorar la actuación de un árbitro).

Una vez se sabe el partido que se va a tener que dirigir, se pasa a configurar el equipo arbitral que acompañará al árbitro, es decir, sus asistentes. Lo normal es que uno de los asistentes (el que va a estar en la banda de banquillos) sea asistente especifico y el otro un árbitro de una categoría inferior (3ª división a regional preferente). El árbitro asistente específico es un árbitro que, llegado un momento de su carrera arbitral, decidió dedicarse en exclusiva a actuar como asistente, pasando a formar parte del cuerpo de específicos. Cada árbitro de 2ªB tiene asignado un árbitro asistente específico con el que actúa en todos los partidos. El trío arbitral lo completa un árbitro de una categoría inferior, normalmente 3ª división, el cual actúa como asistente durante el partido. No se llevan dos árbitros asistentes específicos ya que, en caso de lesión del árbitro principal, no hay cuarto árbitro y el árbitro de 3ª división pasaría a dirigir el partido.

El siguiente paso es planificar el viaje. Dependiendo de la distancia que haya entre la residencia del árbitro y el lugar donde se celebra el partido, hay que ir a dormir o no. En caso de no tener que dormir en el lugar de celebración del partido, la dinámica general suele ser quedar para comer (ya sea en la localidad donde se disputará el partido o en otro sitio) y llegar 1,30h antes de la hora del partido al campo. Una vez se ha terminado el partido, se vuelve a casa y la cena se puede hacer conjunta por el camino o cada uno es su domicilio, dependiendo de cada trío arbitral.

tarjeta roja

Cuando el partido exige ir a dormir a la localidad donde se celebrará, es el árbitro el encargado de organizar el viaje, tanto los medios que utilizar para desplazarse (coche, tren avión) como el hotel en el que hospedarse. El viaje se hace juntos, y el hotel queda a elección del árbitro, pero manteniendo unos niveles mínimos (no se puede ir a un albergue, por ejemplo). Una vez allí, se aprovecha para dar un paseo, quedar con compañeros que vivan en esa ciudad, alguna actividad lúdica (teatro, partidos de fútbol de compañeros…) o lo que se desee, en función de la hora de llegada y los gustos personales. A continuación se va a cenar y después a descansar al hotel para estar en las mejores condiciones posibles al día siguiente.

El día del partido, si este es a la mañana, se desayuna algo ligero y después del partido se aprovecha para comer, teniendo en cuenta el viaje de vuelta. Cuando el partido es a la tarde, existen dos variantes principales: desayunar fuerte y tarde y no comer, o desayunar ligero y comer pronto. Una vez se ha terminado el partido, se vuelve a casa.

El último paso que hay que llevar a cabo es completar una liquidación de gastos que hay que entregar al Comité Técnico de Árbitros justificando todos ellos. En ella se incluyen los gastos ocasionados con motivo del partido (desplazamiento, alojamiento, dietas…) y se envía con todos los justificantes al CTA. De esta manera, del importe del recibo que el club ha pagado, el trío arbitral únicamente se queda con los gastos que le corresponden por derechos y viaje, y el dinero sobrante se devuelve al CTA. En caso de que haya faltado dinero, este es abonado por el CTA, de manera que lo que sobra en algunos partidos compensa lo que falta en otros.



Días de verano o días de semana entre jornadas de liga. Abrir la prensa y leer dos periódicos diferentes. Los dos haciendo referencia a la misma noticia, a la misma persona. Cada uno asigna una etiqueta a la misma persona. Para el diario “X”, esa persona es Director Deportivo de una de nuestras entidades de bronce. Pero para el diario “Y” esa persona es Secretario Técnico del mismo club.

Dos nombres diferentes. Pero, ¿es lo mismo ser Director Deportivo de un club que Secretario Técnico? La respuesta es clara: no. No es lo mismo. Son dos cargos relacionados, pero diferentes. De hecho, uno puede llegar a depender del otro.

En ocasiones, son los propios clubes los que equivocan la denominación, poniéndole al director deportivo la etiqueta de secretario técnico o justamente lo contrario. Algo que hace equivocar a la prensa y, de la misma manera, al aficionado.

rfef-10

Para empezar con la diferenciación diremos que, en caso de existir las dos figuras en el club, algo que no es estrictamente necesario, será el secretario técnico quien dependa del director deportivo. A éste corresponderá la máxima responsabilidad en las decisiones.

Es el director deportivo, pues, el cargo ejecutivo dentro del organigrama deportivo de un club. Entre sus funciones destacan algunas como el diseño del proyecto a corto, medio y largo plazo del club, siendo nexo directo con la dirección administrativa del club; elección definitiva de los jugadores; nexo entre el fútbol base y el fútbol de competición del club. Se encarga de las negociaciones en las renovaciones, altas y rescisiones de contrato con los representantes de los futbolistas y técnicos de la entidad. Se encarga de la supervisión de todas las áreas deportivas del club y de la toma de decisiones y de él dependen las decisiones en cuanto a medios e infraestructura (instalaciones, recursos).

Junto a él y nunca de manera separada del director deportivo, en caso de que existan las dos figuras, está el secretario técnico. El será quien se ocupe de muchas de las tareas para las que el Director Deportivo no tiene tiempo. Se trata del cargo administrativo dentro del área deportiva de un club.

Entre sus tareas, la más importante destaca la recopilación de información. Él es el responsable y jefe del equipo de “scouting” del club. Se encarga de ver, analizar y corregir las informaciones que le llegan desde sus scouts, de procesar los vídeos y de analizarlos junto al técnico de la primera plantilla. Se trata, por tanto, de una persona con conocimientos tácticos y con buen criterio de selección. Una persona que, además, debe conocer las nuevas tecnologías.

También se encarga de la elaboración de listados de jugadores teniendo en cuenta criterios escogidos y de presentárselas al Director Deportivo. Su obligación es la de aumentar día a día la base de datos de que dispone y ampliar el área de cobertura de mercado del club.

Se tiene que ajustar al proyecto deportivo del club y trabajar para y por los objetivos expresados en el mismo. Es una persona que debe contar con un gran ojo crítico y, a su vez, saber ajustar esa observación a las necesidades tanto deportivas como económicas del club.

A decir verdad, en España, en comparación con otros países europeos donde el nivel de organización del fútbol es mucho mayor, los cargos están confundidos y no funcionan, cuando se encuentran en un mismo club, correctamente. Muchas veces se confunden sus funciones y uno de los dos hace tareas que le corresponden en realidad al otro. Algo a mejorar.

Funciones que se encuentran en un mismo área pero que no son iguales. Dos figuras diferentes, cada una con su trabajo, dentro de un mismo club y que deben ser del mismo pensamiento y sintonía.

Dos figuras importantes dentro del nuevo fútbol, del profesionalizado nuevo fútbol. Analizaremos pronto su necesidad en el fútbol de Segunda B.



Salamanca es una ciudad que necesita fútbol. Lo necesita porque ha vivido gestas en el Helmántico que merecen que siga existiendo el eco, que se sigan recordando con nostalgia quizá, porque eran tiempos mejores, pero con la sensación de que  puede que haya un futuro mejor.

Salamanca necesita fútbol y, desgraciadamente ya no va a ser con la UD Salamanca.  Es imposible que no de pena que un club con su historia desaparezca, que un club que escribió cosas tan importantes en Primera División, ya no exista. Y duele aunque hubiera que haberlo visto en Segunda B o en Tercera, pero que existiera.

Lo complicado del asunto viene cuando hay que decidir que va a pasar ahora, si debe prevalecer lo que diga un juez o lo que dicta la competición. Es espinoso el asunto pues los dos llevan gran parte de razón y lo peor de todo es que no haya aún solución. La propia ciudad y el resto de Segunda B deberían saber ya la solución final, fuera cual fuera el resultado, puesto que la incertidumbre es la peor de las soluciones.

Entiendo que, en un plano totalmente romántico dentro del fútbol, lo que los organismos que rigen este deporte digan, debería ser la solución final. Debería ser el mundo del fútbol el que para bien o para mal eligiera sus propios designios. Entiendo que la RFEF quiere imponer unas normas y que se cumplan, unas normas que durante mucho tiempo no se cumplieron y que, parece ser, que al Salamanca es al primero que se la están haciendo cumplir. Me parecería correcto que a partir de ahora si hiciera así, que todos cumplieran a rajatabla las normas que el ente federativo marcara. Sin embargo, veo difícil que se trate de la misma forma a los grandes equipos y al fútbol modesto.

Entiendo, también, que este mundo del fútbol, no puede ser ajeno a las leyes que rigen este país. Entiendo, por tanto, que si finalmente existe un auto de un juez que obliga a algo, este mundo debería aceptar, aun sin estar de acuerdo, lo que la justicia dicta. El problema, aún así, es que, igual que en el mundo del fútbol, el mundo de la justicia tampoco es igual para todos. Hidalgo cuenta con ventajas que otros ciudadanos de a pie no tenemos, o que incluso, otros presidentes no tienen.

Pase lo que pase, se acepte al Salamanca Athletic o no se le acepte, la parte que salga perdiendo alegará, y con razón, que no es justo. Y la parte que se salga con la suya sentará un precedente, sea el que sea, que espero que, a partir de ahora, se cumpla a rajatabla.

Queda también un último caso que resolver, el de esos aficionados de la UD Salamanca que han intentado seguir con la Fundación Salamanca. Salga a competir el Salamanca Athletic o no, mi ánimo para ellos y espero que siga adelante su proyecto como, quiero acordarme ahora, está resurgiendo, poco a poco, el Linares de lo más bajo de nuestro fútbol.

Complicado tema este de Salamanca y el fútbol, complicado porque, de momento, nadie tiene la solución que contente a todos. no se cual debería ser pero espero, por el bien de todos, que sea pronto y que, sea con el club que sea, Salamanca vuelva a tener fútbol y en unos años pueda volver a tener historias que contar.



Hoy LaSegundaB.es cumple un año. Aunque llevamos desde mayo de 2013 con este proyecto, la web desde la que leéis estas letras cumple su primer año. Aprendizaje es la palabra. Hemos aprendido, mucho, muchísimo.

Todos los que tenemos la oportunidad de vivir desde dentro este bonito proyecto. De campo a campo, creando contenido, tratando de aprender de una categoría difícil de cubrir. Y es que son 80 (79 esta temporada) los equipos que forman la categoría, complicado llegar a todos los rincones.

Y a veces da la impresión que hay a algunos rincones que no se quiere que los medios lleguen. Y la idea es incorrecta, a mi parecer. Lo hemos visto. La 2ªB ha crecido, al menos en opinión, desde que nuestro medio y después otros, hablan de esta categoría.

balon barro

No hay mejor publicidad para una categoría y para un club de fútbol. Que hablen de ti, que hablen de lo que haces. Y si nadie habla de lo que haces, el latido se va parando, se va muriendo. Es lo que le ha pasado a esta categoría en los últimos años.

El retroceso y la crisis de la prensa escrita en formato físico ha hecho mucho daño a esta categoría. Los periódicos deportivos se han centrado en cubrir los que sucede en primera y segunda porque los costes son menores. No llegaban los recursos para todos y nuestra categoría se quedó huérfana de informadores.

Ese hueco lo quisimos cubrir nosotros. Que se hablara de este fútbol. Que el aficionado disfrutara del fútbol y lo que se vive en el fútbol modesto. Lejos de las cámaras, de las figuras mediáticas. Donde lo que importa es el fútbol.

No lo escondemos. La categoría necesita un cambio para que tenga vida. Para que no se quede sin ella, más bien. Nosotros hemos querido ser su voz. Ahora, a quien corresponda, debe reformarla. Debe impulsarla, hacerla una categoría atractiva, llamativa y no un pozo. Sobre todo en lo económico. Responsabilidad en todas las partes.

365 días. Muchas noticias. Y las que quedan. Ojalá no tengamos que hablar de fechas incumplidas, de juzgados, de impagos… y podamos hablar mucho de lo que sucede en el campo. En el fútbol y en el barro.

Gracias a todos por estar al otro lado. Gracias por hacer que el latido de LaSegundaB suene cada vez más fuerte. Es responsabilidad de todos.



Felicidades a todos. Hoy, 27 de septiembre de 2013, LaSegundaB cumple un año en la red. El portal web www.lasegundab.es cumple 365 días de vida. Todo un año de noticias dedicadas sólo al fútbol de bronce.

El único medio especializado en el fútbol de Segunda B arrancaba su historia en las redes sociales, pero tal día como hoy hace un año dábamos el definitivo salto creando el portal digital del que disfrutan a diario todos los aficionados a esta humilde categoría.

En todos estos días hemos dado noticias buenas y noticias malas. Queda atrás un Play Off y toda la expectación que genera, reportajes y especiales, un verano demasiado movido… muchas cosas. Y otras que noticias que nos hubiera gustado no dar jamás. Desde aquí nuestro más sincero homenaje a López Maquiera, Ramón Blanco y Agustín Villar. Y a todas las personas relacionadas con esta categoría, más humana que las superiores, que nos han dejado en estos 365 días.

logo-mini

Este proyecto echaba a andar no hace un año, sino desde hace algo más. Desde mayo del pasado 2012, momento en el que tres amantes de esta categoría olvidada se lanzaban a esta aventura. Y no nos arrepentimos de haberlo hecho, porque creemos que desde entonces el aficionado disfruta más, se habla más de la Segunda B y el corazón del fútbol de bronce late más fuerte.

Como no, hemos cometido errores. Es imposible no hacerlo. Y nuestras más sinceras disculpas a quienes hayamos perjudicado con alguno de nuestros actos, esperemos sean sólo una pequeña mancha entre muchos aciertos. Los errores son necesarios para crecer, mejorar y aprender. Esperemos haberlo hecho.

Y aciertos. Aciertos de los que sois protagonistas. Porque vosotros, los lectores, son los que en muchos casos nos habéis marcado el camino a seguir. Tenemos muchas novedades preparadas. Muchas han llegado ya: el cambio de imagen, el lavado de cara de la web u otras muchas novedades que han ido llegando desde el verano.

Nos toca seguir dando pasos. Y seguir creciendo. También queremos hacer que LaSegundaB llegue a más personas y lucharemos por llegar a donde aun no hemos llegado en este inicio de liga.

Estamos convencidos que con iniciativas como esta damos vida a esta categoría, que tiene mucho que decir. Gracias a los clubes que colaboran y nos facilitan la tarea. Cuanto más se hable del fútbol modesto, más gente recibirá su eco.

Nada más. Gracias. Muchas gracias por estar ahí cada día. Prometemos seguir. Con toda la fuerza.



Tras un verano revuelto, LaSegundaB ha quedado configurada con setenta y nueve equipos. Sin querer analizar en estas líneas quién es el verdadero culpable de que esto suceda, quiero pararme a pensar en qué consecuencias tiene para la categoría que esto suceda.

No es una situación nueva: ya se produjo la temporada anterior, cuando el “Caso Orihuela” dejaba LaSegundaB con ochenta y un conjuntos, Si vamos algo más atrás recordamos las temporadas con equipos retirados en la mitad de la temporada, como el del Sporting Mahonés, por ejemplo.

Sin duda, con una categoría con un número de equipos impar genera inestabilidad. Tanto en lo deportivo, como en lo organizativo y en lo económico. Puntos a tener en cuenta los tres y que “adulteran” la competición.

En cuanto a lo estrictamente deportivo, nos encontramos un Grupo, en este caso el I, con diecinueve conjuntos, uno menos que el resto. Esta circunstancia hace que cada club perteneciente a este grupo juegue dos partidos menos esta temporada. Con ello, una semana sin partido oficial que genera un cambio en el aspecto físico y psicológico del deportista. Posible pérdida de tensión o recuperación de piernas que afectará no al equipo que descansa, sino a su rival la siguiente jornada. Se genera una competencia en desigualdad de condiciones. Además, el hecho de jugar dos partidos menos durante la temporada beneficiará a los equipos “Play Off” del Grupo I, que llegarán con menos carga de trabajo a la fase de ascenso, sí con los deberes hechos. Partidos estos que se deciden en muchos casos a favor del equipo que está en mejor estado físico.

Los jugadores del Salamanca mostraron su descontento frente al Madrid C. Foto: salamanca24horas.com

Los jugadores del Salamanca mostraron su descontento frente al Madrid C. Foto: salamanca24horas.com

En cuanto a lo organizativo, genera también problemas. Los que afectan a la Federación a la hora de organizar cada una de las jornadas de competición. A los clubes a la hora de temporizar su temporada y a los entrenadores (unido esto a lo deportivo) a la hora de planificar los tiempos de competición. Una circunstancia inusual, algo a lo que los equipos no suelen estar acostumbrados. Para el aficionado, siempre es difícil leer una clasificación en la que a unos equipos les falta un partido por disputar y a otros no.

Por último, el factor económico. En este caso habría que valorar quién habría sido ese equipo restante o los momentos de competición. Se puede dar el hecho de que un club confíe en la recaudación de sus taquillas y sus bares para incrementar sus ingresos, algo que no sucederá, lógicamente, en el partido que queda sin disputar en sus instalaciones. A valorar también el gasto que pudiera generarse en ese desplazamiento. En el caso que tratamos, el de lo económico, habría que analizar de manera individual la problemática que respecto a este problema le ha surgido a cada equipo.

Claro queda que el hecho de tener un número de equipos impar dificulta el normal desarrollo de la competición en la categoría de bronce (y en cualquier otra). Ojalá los errores se corrijan y la situación quede simplemente en el recuerdo de cara al futuro.



Es difícil en el fútbol actual tener confianza en un proyecto, darle tiempo a un entrenador y confiar en él aun cuando no llegan los resultados esperados. Es difícil explicarse a una afición que vive en la época de la inmediatez que todo requiere tiempo.

Confianza es lo que no han tenido los directivos del Puerta Bonita al destituir en la jornada cuatro a Miguel Cerdán, confianza es lo que necesita el proyecto de Pablo Alfaro, la misma que le dieron el año pasado en Leganés, con un proyecto que no acababa de encadenar dos victorias seguidas y que cuando lo hizo acabó entrando en Play-off y dando guerra.

Maxi Martín, ex presidente del club, con Roberto Aguirre. Foto: La Opinión de Zamora.

Maxi Martín, ex presidente del club, con Roberto Aguirre. Foto: La Opinión de Zamora.

He vivido muy de cerca la confianza que diferentes directivas le han dado a Roberto Aguirre en el Zamora CF. El cuadro zamorano ha vivido más cerca del descenso que de cualquier otro sitio. No sólo el año pasado, sino los dos anteriores, llevaba tanto tiempo viviendo en la zona baja que era un día más en la oficina para los jugadores.

Estuvo, incluso, virtualmente descendido el pasado año y sólo una cadena de inimaginables goles en los últimos minutos, fruto de una plantilla que no acabó nunca de bajar los brazos, permitieron que hoy el Zamora CF siga en Segunda B.

Han pasado dos Juntas Gestoras y dos directivas mientras Aguirre estaba en el puesto, y las cuatro han confiado en la labor del asturiano. Fruto de esa confianza y del trabajo bien hecho ahora, aunque sea de forma puntual, el equipo es líder del grupo. Es primero con los mismos jugadores que el año pasado se salvaron, o prácticamente los mismos, porque el recorte presupuestario ha obligado a afinar en los fichajes y desprenderse de piezas importantes.

Nadie sabe que habría pasado con el Zamora el año pasado con otro míster, nadie sabe si hubiera sido una salvación más cómoda o si el equipo habría dado con sus huesos en Tercera División pero la apuesta de la confianza le funcionó al Zamora. Le funcionó a ellos igual que a otros clubes que apostaron por morir con su capitán porque el trabajo, aunque no llegaran los resultados, era bueno.

A mí me gustaría que hubiera más confianza en los proyectos porque es el camino más corto hacia el éxito. Cada uno el que busca: ascenso, play-off, Copa del Rey o salvación. No tengamos prisa, que el tiempo que se puede disfrutar una victoria es el mismo que se tarda en digerir una derrota: siete días.



Como todos los años, con el cambio de temporada entran en vigor unas modificaciones en las reglas de juego. Estas modificaciones se llevan a cabo en las reuniones del IFAB (International Football Association Board), asociación encargada de revisar el reglamento todos los años, y entran en vigor con el comienzo de la nueva temporada, el 1 de Julio.

Una vez se han hecho dichas modificaciones, las asociaciones miembro (como la Real Federación Española de Fútbol) pueden hacer pequeños cambios en la aplicación del reglamento en su ámbito de actuación. Estos segundos cambios se discuten con los árbitros de 1ª y 2ª división en las reuniones de verano, y se circular a través de la circular Nº 3 de CTA.

Este año, los cambios han girado respecto a 3 aspectos del fútbol: las manos, los agarrones y el fuera de juego.

Rafa Ponzo detiene un penalti. Foto: Sportcastillayleon.com

Rafa Ponzo detiene un penalti. Foto: Sportcastillayleon.com

Manos

Aquí donde más importantes son los cambios, y donde más discusiones van a aparecer este año en los partidos. Las instrucciones que se han dado son que se debe amonestar una mano cuando corta claramente el pase a un adversario o un autopase, el jugador se coloca el balón para iniciar un ataque, se marca o se intenta marcar un gol, o se detiene con la mano un balón que se dirige claramente a gol pero sin ser una manifiesta ocasión de gol (para este último caso la diferencia la marca la distancia entre el defensa y la portería).

Además, se ha eliminado la amonestación por mano en caso de aplicar ventaja, ya que se considera que no se ha logrado el objetivo con dicha mano. Quiere decir que si el jugador A hace un pase a un compañero y el jugador B lo toca con la mano para cortarlo, pero acaba llegando al compañero del jugador A al que se dirigía o a otro compañero, se aplica ley de la ventaja y no se amonesta la mano.

Para dejar las cosas más claras, aquí van unos ejemplos:

  • Autopase de A a A -> Tarjeta amarilla
  • Pase de A a B, compañero identificado -> Tarjeta amarilla
  • A utiliza la mano para armar un ataque o tratar de marcar gol -> Tarjeta amarilla
  • A tira a gol y B lo para con la mano sin ser ocasión manifiesta de gol -> Tarjeta amarilla
  • A controla un balón sin peligro con la mano -> No hay tarjeta
  • A pasa un balón a una zona donde hay jugadores de ambos equipos (por ejemplo centro al área) -> No hay tarjeta
  • Jugador corta un pase con la mano pero acaba llegando a un compañero de ejecutor del pase -> No hay tarjeta
  • Jugador toca con la mano un balón que va a entrar a gol, pero acaba entrando -> No hay tarjeta
  • Jugador toca con la mano un balón que va a entrar a gol, pero se le queda a otro delantero que marca -> Tarjeta amarilla
  • Jugador toca con la mano un balón que va a entrar a gol, y lo evita -> Tarjeta roja

 

Agarrones

En cuanto a los agarrones, o mejor dicho, sujetar (agarrar implica la acción de coger, pero sujetar incluye la restricción de movimiento, lo que provoca la falta) se ha cambiado su interpretación cuando se aplica ley de la ventaja. En caso de que un jugador sujete a un contrario para impedir su avance, pero finalmente le suelte y dicho jugador se lleve el balón, el árbitro aplicará ventaja y no amonestará al jugador infractor más tarde. Sin embargo, si el que se lleva el balón es un compañero del jugador agarrado, sí que se amonestará el infractor después de dar la ventaja.

Fuera de juego

En este aspecto, los cambios que se han añadido al reglamento ya se estaban aplicando en España la temporada pasada. Como es conocido, se intenta limitar la interferencia, que es lo que hace que un jugador en posición de fuera de juego sea sancionado por ello.

Para que quede más claro, a continuación se explican los 3 casos en los que se sanciona a un jugador por estar en posición de fuera de juego:

  • Interferir en el juego: significa tocar o jugar el balón que ha sido pasado o proviene de un compañero.
  • Interferir a un adversario: significa impedir que un adversario juegue o pueda jugar el balón. Para ello tiene que obstruir claramente su campo de visión (por ejemplo poniéndose delante del portero) o disputar el balón con él.
  • Ganar ventaja de la posición: significa jugar un balón que se desvía o rebota en un poste, en un travesaño o en un adversario. En este caso, hay que entender que para que un defensa habilite a un delantero en posición de fuera de juego, tiene que jugar el balón voluntariamente. No obstante, puede jugarlo voluntariamente y que por error en el control o en el despeje le llegue a un delantero en posición de fuera de juego, caso en el que no habría que sancionarlo. Hay que tener en cuenta que si un portero hace una parada, eso no significa que sea un mal despeje, y con el fin de que todo quede más unificado, un defensa puede hacer también una parada (se entiende que no con las manos), pero únicamente se considerará parada si lo hace muy cerca de la línea de gol.



Página 1 de 212