Nerviosismo e incredulidad en el Albacete

El conjunto de Luis César Sampedro atraviesa una crisis de juego y de resultados


hugopia24
Compartir    Twitter   ·    Facebook
Imprimir
El Alba lleva varios partidos sin encontrar el rumbo Imagen: 5+ElDescuento
El Alba lleva varios partidos sin encontrar el rumbo Imagen: 5+ElDescuento

Situación contradictoria la que atraviesa actualmente el conjunto manchego en la competición. Y es que si nos atenemos a los números, estos nos dirán a las claras que el equipo se mantiene en una cómoda segunda plaza, siendo el segundo mejor equipo de toda la categoría –de los 79 equipos- y sobre todo manteniendo una distancia aplastante sobre el quinto clasificado de nueve puntos en el grupo cuarto.

Esos nueve puntos que obtiene el cuadro blanco sobre el quinto clasificado, hacen, que en cierta medida el bache de resultados y de juego que atraviesa el equipo dirigido por Luis César Sampedro, no tenga tanta relevancia como uno pueda llegar a pensar. Pero lo cierto, es que el actual Albacete atraviesa la peor de todas las rachas de este curso, donde en los últimos tres partidos solo ha conseguido sumar dos puntos y anotar un gol.

Y la situación sigue siendo contradictoria, ya que el conjunto manchego atraviesa una crisis de anotación. Pobre bagaje para un equipo que se sitúa en los puestos altos de la tabla clasificatoria. Un solo gol –anotado por un central como Rojas el pasado domingo ante el Algeciras- en 270 minutos. Tenemos que recordar en este punto, que el Alba lleva 44 goles a favor, siendo uno de los equipos que más perfora la portería contraria, aunque como decimos, la última racha –negativa- le ha supuesto bajar enteros en la clasificación. Desde el 9 de febrero llevan los manchegos sin ganar, apunte que está comenzando a poner nerviosa –demasiado- a su parroquia, que además ve como su máximo rival en la lucha por la primera plaza se le escapa ya a siete puntos. Nerviosismo e incredulidad son ahora mismo los factores que rodean al equipo albaceteño, si bien este bache de resultados no debería empañar el buen año que los pupilos de Luis César se están marcando.

El problema en el equipo podría venir por no saber dónde actuar ahora mismo, y es que dicha incredulidad que parece haberse instalado en el equipo, no parece tener una procedencia cristalina. Y mientas el nerviosismo parece ir en aumento tras los resultados, el juego del equipo se suma a todo este compendio de ‘sin razones’, y es que el juego demostrado el pasado domingo en casa y ante su afición, deja a las claras que algo está ocurriendo en el seno de la plantilla como para que, de manera repentina y prolongada, se haya dejado de lado la brillantez y efectividad para dar paso a 270 minutos de oscurantismo total.

Noticias relacionadas