Tormenta en el paraíso


PatriiFR
Compartir    Twitter   ·    Facebook
Imprimir

Lo que hasta hace una semana todo eran buenas caras, bromas y un llamamiento el optimismo para el partido frente al Leganés, en tan sólo siete días se ha convertido en falta de actitud, ganas y duras declaraciones del técnico.

DSC_0131

Nos ponemos en situación, cogemos un avión y nos vamos hasta la isla de Gran Canaria. Hace apenas un año el filial de la Unión Deportiva las Palmas, vencía al Tuilla y se hacía con una plaza en Segunda División B. Después de un verano convulso, en el que el técnico no sabía con que hombres contaba, y tras declarar en varias ocasiones, que jugando de la forma que lo estaban haciendo no llegarían a nada en Segunda B, llegó el partido de Huesca.

En este campo salieron once soldados, once guerrilleros noveles pero con mucho fútbol en sus piernas, Roque Mesa era el director de orquesta que flanqueado por dos estiletes como Artiles y Asdrúbal, pusieron en aprietos al rival más experimentado de la categoría, para a la postre acabar venciendo.

Este equipo tenía un patrón de juego, una idea clara, una fuerte presión ofensiva lo que le llevaba a tener la iniciativa del juego, acompañada de rapidez y verticalidad, abusando en alguna ocasión de la jugada individual. Siempre creyendo en el regate y la pared, practicando ese fútbol de antaño que se está perdiendo.

Los equipos empezaron a tomarle la medida, a saber donde taparles para crearles peligro, a bloquearles, pero los chicos de Víctor, por medio del trabajo y el sacrificio, acompañado de la calidad individual sabían sobreponerse, para acabar superando al rival en los pequeños detalles.

Con el paso de las jornadas, y la baja del killer, Héctor Figueroa, al equipo le está costando materializar las ocasiones, pero ahora lo que cuenta es el trabajo de toda la temporada, ese que marca la clasificación que dicta que desde la jornada uno hasta la trigésimo sexta se ha mantenido en puesto de playoff.

Nos situamos en el domingo 27 de abril, las Palmas Atlético, visita Tafalla para jugar frente a la Peña Sport, rival ya descendido a Tercera División. En el minuto siete y por medio de un gol de Nili, los canarios se adelantan en el marcador, a partir de ese momento, aparece sobre el terreno de juego un equipo desganado, sin alma, ni corazón y menos aún, amor propio.

Los once jugadores y los tres que entraron de refuerzo, vagaban por el terreno de juego e incluso, parecía que el equipo que esta descendido era ellos, esos que hacía apenas una semana le habían plantado cara a un rival directo y peligroso como el Leganés.

Al término del encuentro Víctor Afonso, se despachaba a gusto y con un evidente cabreo, “me siento muy avergonzado con lo sucedido en el terreno de juego, hoy no hemos tenido ni amor propio, ni orgullo y no me ha gustado nada la actitud de algunos. Parece que no quieren ser futbolistas profesionales porque ninguno a día de hoy subirían al primer equipo. En estos momentos, no nos merecemos ni estar en playoff y lo que no voy a permitir es que se mancille la imagen de este club de esta manera”.

Duras declaraciones del técnico acusando a sus jugadores, los cuales a pesar de su juventud, hasta el momento han mostrado la madurez necesaria para estar en Segunda División B. Ninguno ha querido hacer declaraciones aunque todos reconocen el mal partido realizado.

Pero como dice el dicho, los problemas nunca vienen solos, y apenas un día antes, tras la derrota del primer equipo ante el Barcelona B, hubo una incidencia entre Nauzet Alemán y Sergio Lobera,  el técnico se ha apresurado a salir a rueda de prensa a desmentir la versión de que el jugador quisiera agredirlo para dejarlo en una discusión tras no querer darle la mano.

Semana movida en la isla, la entidad y su presidente, Miguel Ángel Ramírez, han optado por cerrar filas y no realizar declaraciones. Los pinchazos de ambos equipos que pueden complicar mucho las cosas de cara a un futuro no muy lejano. A las Palmas Atlético, se le complica alcanzar el liderato y deja escapar dos puntos que podrían haberle asegurado el playoff mientras, el primer equipo, cada vez ve más difuminado en el horizonte el objetivo del ascenso directo.

El tiempo dictará sentencia, ahora sólo toca que los afectados tomen cartas en el asunto den un golpe de timón y pongan las cosas claras sobre la mesa.

Noticias relacionadas