El señalado

Carmelo del Pozo, en el ojo del huracán


JacobodelaRoza
Compartir    Twitter   ·    Facebook
Imprimir
Carlos Granero, Toni Fidalgo y Carmelo del Pozo (derecha) durante su renovación con el Real Oviedo. Imagen: realoviedo.es
Carlos Granero, Toni Fidalgo y Carmelo del Pozo (derecha) durante su renovación con el Real Oviedo.
Imagen: realoviedo.es

Carmelo del Pozo, en el ojo del huracán

Llegó hace poco más de un año al Real Oviedo de la mano del entonces nuevo entrenador, Carlos Granero, para hacerse cargo de la preparación física del primer equipo; en verano, a pesar de seguir manteniendo su puesto dentro del cuerpo técnico, se encargó de confeccionar la primera plantilla, con el primer puesto, y posterior ascenso, como meta. Finalmente, tras la destitución de Granero, abandonó el banquillo para convertirse, de manera oficial, en Director Deportivo de la entidad. Hablamos de Carmelo del Pozo, señalado como principal culpable del fracaso de la nave carbayona.

Su primera decisión fue la de deshacerse de gran parte de la plantilla que acababa de llegar hasta las semifinales del Play Off. Hombres de peso como Galder Cerrajería, Aitor Sanz, Mantovani o Xavi Moré abandonaron el club. El proyecto se prometía ambicioso y hasta ocho de los futbolistas firmados por del Pozo llegaron de Segunda División, además de Javi Hernández, que acaba de ascender a la División de Plata con el Alavés, para intentar volver con el Oviedo a la misma.

Del Pozo sabía que en un club de la dimensión del Real el margen de error es mínimo, por eso “no hemos firmado ningún jugador que no hayamos visto en directo este año”, declaraba en Deportes COPE Asturias el pasado verano. El segoviano tenía fe ciega en sus fichajes, por eso se mostró tajante cuando le preguntaron por el equipo a batir: ”el mayor rival del Grupo I vamos a ser nosotros mismos”. La realidad ha sido bien distinta.

Eliminados a las primeras de cambio de la Copa del Rey por un equipo de Tercera División, el Haro Deportivo, y habiendo renunciado a disputar la Copa Federación para centrarse en una Liga que finalizará con la escuadra carbayona fuera del Play Off, el tiempo, encargado de dar y quitar razones, ha transformado los elogios estivales en duras críticas a una plantilla que en ningún momento ha dado la talla. Especialmente censurados están siendo los fichajes llegados para la defensa y el centro del campo.

En este marco, la figura de Carmelo del Pozo es la que sale peor parada. No en vano, se puso a disposición del Director Deportivo un presupuesto infinitamente superior al de Guijuelo, Real Avilés y Racing de Ferrol, equipos que, ahora mismo, jugarían el Play Off junto con el Racing. Son muchos los que han pedido la destitución del segoviano, cuyo contrato aún finaliza el próximo 30 de Junio, pero su futuro continúa siendo una incógnita.

El pasado mes de Marzo, la revista oficial del club recogía unas declaraciones de Joaquín del Olmo – mano de derecha del máximo accionista – en las que manifestaba su deseo de que del Pozo continuase en el equipo durante más tiempo. “Carmelo es una de mis manos derechas en el Real Oviedo. Es un gran profesional, con una dedicación total, amplio conocimiento del fútbol, y que entiende y comprende lo que significa tener al Grupo Carso en el Real Oviedo. Ojalá que se quede más tiempo con nosotros”.

Las palabras del mexicano emanaban confianza en el Director Deportivo, pero la pésima temporada del equipo y las críticas de la afición no respaldan la continuidad de un Carmelo del Pozo cuya permanencia en el cargo sería muy cuestionada.

Noticias relacionadas