Un paso más

La clasificación del Real Avilés para el Play Off sitúa a Golplus un poco más cerca del objetivo con el que asumió el control del club: ascender a Segunda.


JacobodelaRoza
Compartir    Twitter   ·    Facebook
Imprimir
Los jugadores del Avilés celebran un gol esta temporada. Foto: Real Avilés
Los jugadores del Avilés celebran un gol esta temporada. Foto: Real Avilés

El complicado fin de temporada pasado, los de Chiqui de Paz – destituido en la jornada 24 y sustituido por Juanjo González – solamente ganaron tres partidos en toda la segunda vuelta y pasaron de coquetear con el Play Off a hacerlo con el descenso, provocó una profunda remodelación en la entidad blanquiazul de cara a esta nueva temporada.

Comenzando por los despachos, donde José Luis Rodríguez dejaba la Dirección General en manos de su socio Luis Cousillas para centrarse en Golplus, empresa que gestiona, a través de Real Avilés Nueva Gestión, el Club, y continuando por la parcela deportiva. El pasado verano, Chus Bravo cambiaba la dirección de la cantera por la deportiva del primer equipo, mientras que, Josu Uribe sustituía a Juanjo González en el banquillo realavilesino.

La plantilla del Real Avilés también experimentó grandes novedades. Más de una decena de futbolistas causaron baja en el mercado estival y, en su lugar, recalaron jugadores de la talla de Gonzalo, Nacho y Dani López, Mikel Méndez, Cusi, Omar Sampedro o Álex Arias, que han sido piezas fundamentales de cara a elevar el nivel del conjunto dirigido por Uribe y a conseguir la clasificación final para el Play Off. Chus Bravo apostó por confeccionar una plantilla corta, que permitiese dar oportunidades a los jugadores del filial de Tercera, pero que tuviese calidad suficiente como para competir por un puesto en la zona noble de la tabla.

Si por algo se ha caracterizado este Avilés a lo largo de la temporada ha sido por su regularidad. Siempre con la seguridad defensiva como base, solamente el Racing de Santander ha encajado menos goles, los de Uribe han pasado toda la liga en la zona media-alta de la tabla clasificatoria, accediendo de manera definitiva al Play Off en las últimas jornadas y consolidándose a base de victorias.

Octubre negro

Con el juego del equipo asentándose sobre su férrea defensa, la falta de gol del mes del segundo mes de Otoño indujo a las dudas, el nerviosismo y situó a los de Uribe en su peor momento del año futbolístico.

Entre el 13 de Octubre y el 3 de Noviembre, el equipo, invicto hasta la fecha, perdía tres de sus cuatro partidos ligueros – contra Oviedo, Burgos y Tropezón – y, además, caía derrotado en la Final de la Copa RFEF de Asturias ante el Marino de Luanco. Solamente su victoria frente a una SD Noja que acababa de destituir a Claudio Arzeno maquillaría un poco los números. Dos empates a cero más disparaban las críticas en torno a un conjunto blanquiazul que comenzaba a recibir críticas por priorizar la defensa al ataque.

En su mejor momento

Sin duda alguna, el momento clave de la temporada se produjo en Mieres, frente al Caudal Deportivo. Allí, a mediados de Diciembre, la escuadra realavilesina consiguió su primera victoria como visitante. Tres puntos que dieron alas a los de Uribe, aumentarían su confianza y les ayudarían a terminar el año a un solo punto del Play Off.

Desde entonces y hasta finales de Abril, seis victorias en siete encuentros y solo cinco goles encajados permitieron a los de Josu Uribe asentarse en puestos de una promoción de ascenso que ya no se les escaparía y que quedaría confirmada matemáticamente con el empate a un gol en Guijuelo.

César Soriano en su presentación como jugador del Real Avilés. Foto. eldesmarqueasturias
César Soriano en su presentación como jugador del Real Avilés. Foto. eldesmarqueasturias

Seguridad defensiva, ante todo

Los buenos equipos se construyen desde atrás, y por eso ha apostado Josu Uribe. Una defensa sólida, arropada siempre por el trabajo constante de los pivotes, fue, en todo momento, el primer punto del decálogo del entrenador gijonés.

Aunque discutido, cuando los resultados flaquearon, por preferir jugar a la contra antes que a tener el balón, el estilo del Real Avilés no varió ni un ápice a lo largo de toda la temporada. El tiempo ha acabado dándole la razón a Uribe y el equipo de la Villa del Adelantado volverá a pelear por ascender a Segunda División, casi dos décadas después.

Por delante del doble pivote, tres mediapuntas – con Álex Arias en el centro – gozan de libertad, y recursos, para hacer daño a la defensa rival y aprovecharse del trabajo de Ito o Camochu en punta. En las bandas, Omar y Borja Prieto aúnan esfuerzo, para no descuidar la defensa, y, sobre todo, calidad, para poner en aprietos al contrario.

Dos refuerzos de lujo

Con el segundo período de fichajes ya finalizado pero una ficha senior vacante por la cesión de Abraham al Caudal en el mercado invernal, el Real Avilés esperaría al mes de Marzo, en el que causó baja Berto Toyos por motivos laborales, para reforzarse.

César Soriano, ex Guadalajara, llegaba en la primera semana del mes para suplir la baja del central, mientras que, diez días después, el Avilés anunciaba la contratación del internacional hispano-guineano Iván Bolado.

Mientras que la participación del delantero ha sido testimonial, se le firmó a sabiendas de que no llegaba en forma, pero con vistas al Play Off, y de que su transfer tardaría en posibilitar su alineación, la participación del central valenciano ha sido clave de cara a la posición final de los de Uribe

Noticias relacionadas