Los filiales en Segunda B, fundamentales para la RFEF

Para los actuales dirigentes de la Federación suponen una garantía económica


LaSegundaBes
Compartir    Twitter   ·    Facebook
Imprimir
Los jugadores del Castilla celebran un gol | RM
Los jugadores del Castilla celebran un gol | RM

La Federación considera a este tipo de equipos fundamentales para el mantenimiento de la categoría

La Segunda B se encuentra en estos últimos años en un limbo. Mientras clubes y aficionados piden un cambio en el actual modelo de competición, la Federación busca mantener el actual y hacerlo viable en la medida de lo posible.

Actualmente, en Segunda B un cuarto de los equipos que la componen son filiales de clubes profesionales, estando representados en Segunda B 16 de los 20 equipos de Primera División (no tienen representación ni el Eibar, que no cuenta con equipo filial, ni el Barcelona B, que mantiene a su equipo B en Segunda; ni Málaga, Deportivo y Levante, que tienen a sus filiales en Tercera). Además, cinco equipos de Segunda (Sporting de Gijón, Real Valladolid, Las Palmas, Zaragoza y Mallorca) cuentan con representación en el fútbol de bronce. En total, 21 equipos de este tipo que servirían para llenar un grupo entero de los cuatro que forman la Segunda División B y que aun sobrara uno.

La Federación, dirigida actualmente por Ángel María Villar, considera estos equipos como un pilar base para la categoría, perseguida en las últimas campañas por los problemas económicos relacionados con la falta de liquidez y de pagos a los jugadores (si bien, es la categoría que más ha reducido estos casos, aunque no cuenta con el fondo de garantía salarial con el que sí cuenta la LFP).

Para el ejecutivo de Las Rozas, los equipos filiales suponen una garantía en cuanto a liquidez y pagos: al ser equipos gestionados por clubes profesionales con ingresos, no suelen existir impagos a sus jugadores y abonan con puntualidad las tasas federativas, arbitrales y sanciones.

Este tipo de equipos son los que, normalmente, optan en verano a las plazas vacantes dejadas por clubes con problemas de liquidez. Son los únicos capaces de hacer frente a las deudas dejadas por estos clubes por las mismas razones expuestas arriba y relacionadas con los ingresos logrados en el fútbol profesional. Esta última circunstancia ha hecho que en los últimos años se de una clara proliferación de filiales en la categoría de bronce.

Noticias relacionadas