El Depor B sale vivo de Tabira


LaSegundaBes
Compartir    Twitter   ·    Facebook
Imprimir

IMG_20150524_122609La Cultural de Durango desaprovecha la oportunidad de dejar sentenciada la eliminatoria

Durango se vestía de fiesta. Sin renunciar a sus nubes, a su ligera lluvia, a la sombra del Urkiola. En uno de los rincones del interior de Bizkaia hoy domingo tocaba fútbol, como hacía un tiempo que no se vivía. En Tabira, el césped artificial que vive ya sus últimos días a la espera de ser sustituido por un nuevo tapete, Cultural de Durango y Deportivo B iban a darse cita.

Dos clubes muy diferentes, pero con características diferentes. Un filial contra el conjunto más joven sin esa etiqueta de toda la tercera división. Y la primera de las dos batallas la iba a ganar el cuadro vasco.

Más entonados, más serios y, desde luego, más adaptados al bote del balón de su campo, los jugadores de la Cultural de Durango tejían las primeras jugadas del choque, eso sí, sin llegar con peligro ante el guardameta gallego.

Pero ese peligro inexistente se iba a convertir en gol gracias a una de las armas que mejor explota los que hoy vestían con zamarra albiazul. Córner desde la derecha al que se adelanta Adrian Abasolo y gol. Y alegría. La Cultural de Durango se adelantaba en el choque.

El guión continuó igual. La Cultural de Durango buscaba combinaciones cerca del área visitante, con paciencia. El Deportivo B, poco intenso y desacertado, segúia sorprendido por la madurez de su joven rival. Sin balón, los gallegos no eran peligrosos y sólo llegaban en alguna salida rápida dirigida por Remeseiro y finalizada por Dani Iglesias o Cardoso sin que Barandiaran temiera por el gol.

Con el 1-0, la Cultural de Durango iba a dejar pasar la oportunidad de dar un salto en la eliminatoria: penalty en una acción que no terminaba en remate por una patada de uno de los centrales visitantes. Al lanzamiento, Mallagaray. Su elección, el centro. Ahí se encontró con el pie de David. La miel en los labios.

El Deportivo B iba a aprovechar ese pequeño gran jarro de agua fría que había caído sobre las cabezas de los jugadores culturalistas, algo descentrados e imprecisos tras el gol. Y en una jugada que estaba sirviendo para dar salida al balón desde atrás, la Cultural de Durango cometía un error que pagaría muy caro: entrega para Remeseiro tras un mal pase y el mediapunta visitante no falla ante Barandiaran. Empate.

En un partido con mil cosas, no iba a faltar la expulsión de uno de los jugadores. Una entrada tan dura como tonta e inservible de Adrian le hacía ver la roja directa. El Deportivo B se quedaba con uno menos a falta de media hora para el final y, de paso, despertaba a la Cultural de Durango.

Tras esta circunstancia, los locales despertaron. Presión arriba y primeros acercamientos a base de combinaciones de bella factura que firmaban Olaetxea, Mallagaray y Waka. En una de ellas, Ekaitz llegaba para rematar a placer un pase atrás. Volvía la ventaja al marcador para los locales.

Después de ese 2-1, con los visitantes heridos, la Cultural de Durango no encontró el camino del gol y ni Abasolo ni Mallagaray estuvieron afortunados en los metros finales. Alivio para el Fabril, que volvía a tierras gallegas con menos castigo del que podrían haberse llevado.

Noticias relacionadas