El Hércules pasa de ronda en el 90

Fran González hizo el gol que da el pase a los alicantinos, después de que el Real Murcia se viera ganador durante todo el partido con el empate a cero 


Ana_Lopez3
Compartir    Twitter   ·    Facebook
Imprimir
Fran González celebra el decisivo gol | Foto: laverdad.es
Fran González celebra el decisivo gol | Foto: laverdad.es

Ante el típico partido de ‘quien marque se lo lleva’, se encontraron los más de 13.000 aficionados que se dieron cita en la Nueva Condomina para presenciar el derbi entre Real Murcia y Hércules de Alicante. Los visitantes enfocaron el partido conscientes de que mantener el resultado inicial no era compatible con sus aspiraciones. Durante la primera mitad se mostraron vivos, incisivos y buscaron la manera de hacer daño a su rival. Pero el Real Murcia trabajó, desde la superioridad que le otorgaba el resultado de la ida, con cabeza, cometiendo pocos errores atrás y con su artillería pesada arriba. Jairo, Isi, Carlos Álvarez y Javi Flores capitanearon a los pimentoneros, que con el paso de los minutos se fueron encontrando cómodos sobre el verde y comenzaron a inquietar a Chema.

Tras el paso por vestuarios, cada equipo supo cual era su papel y el ritmo y la intensidad se hicieron patentes. Ninguno quería cometer fallos, nadie quería perder y ambos pusieron todos sus recursos sobre el terreno de juego. El Real Murcia dispuso de muy buenas ocasiones en los pies de Jairo e Isi; también en la cabeza de Javi Flores que con un testarazo en boca de gol estuvo a punto de adelantar a los pimentoneros si Chema no lo hubiera evitado. El portero visitante tuvo que ingeniárselas para evitar las internadas locales. Pasaban los minutos, subía la intensidad.

Un gol metía al Hércules, el 0-0 al Murcia. Y claro, un derbi con esa responsabilidad solo podía decidirse con jugadas de estrategia. Quien marque, gana. Y además, pasa de ronda. En el minuto 87, cuando ya nada tenían que perder, los hombres de Manolo Herrero echaron el resto, y fruto de una falta, Fran González hizo el gol de la victoria blanquiazul, enmudeciendo a la Nueva Condomina y llevando la locura a las 2.000 almas herculanos que divisaban el partido desde lo alto del estadio.

No hubo tiempo de reacción, el Real Murcia entró en estado de ‘shock’ y a pesar de que los jugadores granas buscaron el gol en los pocos minutos posteriores, la victoria fue para el Hércules, en el último suspiro, y permite a los alicantinos seguir soñando. El sueño del Real Murcia ha acabado y los murcianistas tendrán ahora que lidiar con otros frentes este verano para poder competir por segundo año consecutivo en la categoría de bronce.

Noticias relacionadas