Boris Garros, un futbolista anhelado

El delantero barcelonés levanta interés en varios equipos de su entorno


LaSegundaBes
Compartir    Twitter   ·    Facebook
Imprimir
Boris Garrós celebra un tanto | Imagen: ALEX GALLARDO

El delantero del Gavà, uno de los jugadores más cotizados para el próximo mercado de fichajes

Los 24 tantos de Boris Garrós (Barcelona, 1988) no pasan desadvertidos. El Pichichi del Grupo III ha conseguido esta pasada semana junto con el resto de sus compañeros la salvación matemática para el Gavà, del que Boris es capitán esta temporada. Una buena ayuda para lograr esa salvación ha llegado procedente de los tantos del delantero barcelonés, que los ha metido de todos los colores y que, en muchos casos, han supuesto puntos para su equipo.

Su capacidad goleadora en la temporada de su despunte ha llamado a hecho que Boris se coloque como una de las piezas de mayor anhelo de este próximo mercado de fichajes de verano, “abierto” ya para todos aquellos equipos sin objetivos deportivos por delante para este final de temporada.

El punta del Gavà recibía el pasado verano diversas ofertas. Interés que llegaba en una etapa muy difícil para el club, cuando los futbolistas acumulaban varios meses sin cobrar y en una situación administrativa muy comprometida. Sin embargo, Boris Garrós fue tajante entonces, cerrando toda posibilidad de incorporación a otro equipo de Segunda B y abriendo sólo la puerta a clubes de Segunda que por su fichaje abonaran una contraprestación al Gavà que ayudara así a paliar la delicada situación económica del club.

Una vez superada aquella fase, el Gavà ha logrado salvarse con colvencia, a tres jornadas del final de competición. Una salvación que ha abierto de nuevo el debate sobre el equipo en el que jugará el delantero de la ciudad condal la próxima campaña. Varios Segunda B del entorno con proyectos deportivos importantes como el Hércules -que deberá abordar una profunda transformación-, el Mallorca ante un posible descenso o el Lleida siguen muy de cerca y han observado en partidos “in-situ” los pasos e intenciones del espigado futbolista.

Noticias relacionadas