El Barakaldo se lleva el duelo interfábricas

El cuadro fabril suma otros tres puntos venciendo por la mínima


LaSegundaBes
Compartir    Twitter   ·    Facebook
Imprimir
El Baraka se lleva el duelo | Barakaldo Digital

Había que rescatar para la ocasión este titular con color “vintage”. Si bien tanto Barakaldo como Torrelavega viven tiempos de transformación industrial, los dos cuadros han protagonizado a lo largo del siglo XX un buen puñado de duelos con sus gradas repletas de los trabajadores que ponían la fama de tierra de esfuerzo a las dos localidades. El presente siglo no nos está dejando tantos enfrentamientos entre ambos, bien por que uno u otro no ha estado en Segunda B, o bien por la caprichosa configuración de los grupos en la categoría de bronce.

Con un centenar de aficionados visitantes, una decena y algo más de aficionados locales, ambiente previo y nada del frío y la lluvia habituales en el norte por estas fechas arrancaba un duelo diferenciado en la tabla clasificatoria pero jugado de poder a poder los noventa minutos. Ni un balón se dejó de luchar, ni un duelo se peleó sin intensidad. El partido discurrió como se esperaba: dos equipos igualados, lucha e intensidad con pizcas de velocidad.

Al Barakaldo, desde el inicio, se le notó cómodo sin la necesidad de llevar balón. Sabedor de su fortaleza defensiva, los gualdinegros repelían las embestidas cántabras sin problemas en los primeros envites y buscaban con giros de Dopi y la chispa de Benito hacer daño a la defensa con tres centrales gimnástica. Minutos iniciales de respeto, sin grandes ocasiones, como discurrió casi todo el partido.

Y es que la primera parte apenas tuvo llegadas. Algún balón parado a favor de los visitantes bien resuelto por la fornida defensa local y algún que otro acercamiento, sobre todo de Villacañas en conducciones y Barbosa en velocidad para los locales. En unos primeros cuarenta y cinco minutos de lucha, los que más habían destacado habían sido los que acostumbran a usar más el regate. Vitienes, por parte visitante, también había aportado a que el balón pisara con mayor frecuencia el verde.

La segunda parte cambió el guión. La Gimnástica buscó más la precisión y el llegar por fuera. El Barakaldo, estirarse a los lados y crecer en base a la velocidad. Los primeros compases fueron incómodos para los locales, aunque con el paso de los minutos la Gimnástica bajó en intensidad y los de Larrazabal aprovecharon. Un aviso primero de Barbosa servía de telonero para un golazo del recién ingresado Fran García. Zarpazo potente a la red después de una buena jugada a primer toque en banda izquierda.

Con los locales cansados y las entradas de Diego Rozas y Dani Salas los de El Malecón lo intentaron. Y el último de los dos nombrados la tuvo, pero apareció Viorel para dejar en casa tres puntos de esfuerzo, lucha y humo de las fábricas que ya cerraron pero que son, sin duda, el mejor marco para este encuentro con tanta solera.

Noticias relacionadas

 

Los comentarios están cerrados.