La RFEF valora hacer las fichas profesionales gratuitas este verano

Desde Madrid se está planteando que todos los futbolistas pasen a tener este tipo de fichas


LaSegundaBes
Compartir    Twitter   ·    Facebook
Imprimir
Imagen de una de las Asambleas de la RFEF. (Iusport)

Se avecina, en principio, un verano de cambios para la Segunda B. Desde la Federación se pretende que los futbolistas de la categoría de bronce pasen a ser profesionales desde la próxima 2019/20. Esto sucede tras reconocer la Federación que todos los futbolistas de la categoría de bronce cobran y que no tiene cabida la fiicha amateur que coexiste actualmente en Segunda B con la profesional.

Como ya explicamos anteriormente, los futbolistas en Segunda B pueden tener dos tipos de ficha. Profesional o “P”, para los futbolistas que cobran por prestar sus servicios, de manera reconocida, y que además de ello cotizan a la seguridad social, están debidamente asegurados por tanto, y tienen derecho a paro. Esta temporada la normativa exige durante toda la temporada un mínimo de diez futbolistas profesionales a cada equipo de Segunda B. El coste para la primera inscripción de un futbolista profesional y válida para toda su carrera deportiva, es de 3.0005 €uros, que van a parar a la RFEF.

Por otro lado se encuentran los futbolistas con ficha “A” o amateur. Son futbolistas que, en teoría, no se dedican profesionalmente al fútbol y que, se supone, no cobran por jugar. Es una irrealidad actualmente en la Segunda B. Una certeza que desde Las Rozas se conoce desde hace muchos años pero que con la llegada de Rubiales se ha decidido abordar. Es una situación con dos vertientes, ya que hay clubes que actúan de manera ilegal y otros que se han acogido a otra normativa, ilegal en cuanto a lo federativo pero legal en cuanto a lo laboral. Ilegal sería de todas las maneras la situación de los jugadores que cobran sin tributar a la Seguridad Social. La segunda de las opciones, no permitida por la Federación pero legal a vistas de la Seguridad Social es la de mantener la ficha A pero, mediante contrato privado, dar de alta al jugador como trabajador.

La Federación quiere eliminar estas dos últimas situaciones, haciendo de los futbolistas de Segunda B profesionales. Esto supondría la transformación de más de la mitad de los aproximadamente 2.000 futbolistas este verano a futbolistas profesionales. Una situación que supondría un gran coste para algunos clubes, que tendrían que abordar el coste de la primera inscripción como futbolista profesional para aproximadamente la mitad de su plantilla, teniendo en cuenta las estadísticas. Supondría un desembolso de unos 30.000 €uros por club.

Un ingreso extra para la Federación que parece haber sido detenido por los clubes, que se rápidamente han maniobrado exigiendo flexibilidad a la Federación, que habría en un primer momento dado su brazo a torcer y estudiaría hacer de manera provisional y para este verano gratuito el coste de la primera inscripción, a fin de regularizar con mayor rapidez la situación de estos futbolistas.

El coste de las fichas profesionales y de la obligación de pagos ante la seguridad social (supone abonar un 35% extra aproximadamente del salario bruto del jugador) podría ser una enorme losa para los clubes más modestos, especialmente para los recién ascendidos. Esto ha hecho que se abra un periodo de reflexión y de flexibilidad en el ente federativo.

Noticias relacionadas

 

Etiquetas: RFEF

Los comentarios están cerrados.