Se retira Toquero, el soldado que cimentó su carrera en el fútbol de bronce

A los 34 años cuelga las botas


LaSegundaBes
Compartir    Twitter   ·    Facebook
Imprimir
Toquero | Deia

El futbolista vitoriano Gaizka Toquero dice adiós al fútbol a los 34 años. Lo hace tras una temporada en blanco en la que no ha conseguido disputar ni un solo minuto con el Real Zaragoza, su último club, tras lesionarse en pretemporada. El futbolista ha confirmado hoy su retirada del fútbol profesional.

Un futbolista que no ha dejado indiferente a nadie a su paso por los diferentes clubes en los que ha estado. Su espíritu de lucha y entrega por encima de otras cualidades le permitió hacerse un hueco entre la simpatía de las diferentes aficiones.

Toquero es, sin duda, un soldado de Segunda B. El futbolista vitoriano debutó en la categoróia de bronce a los 21 años, en las filas del Alavés B que terminaría descendiendo. Allí llegó tras diferentes cambios entre la cantera del Alavés, que le descartó, el Ariznabarra vitoriano o la Real Sociedad. Lograría cuatro tantos en lo que se puede calificar como un buen arranque en la categoría.

No sería propicia su segunda campaña, en el Lemona, donde no consiguió ver puerta. En el cementero y ya extinto club y a las órdenes de Iñaki Alonso, ocupó un papel primario pero no logró ser una pieza de gol.

El año siguiente, en el Sestao River, consiguió hacerse un hueco entre los más queridos de la afición verdinegra. En un club enamorado de los futbolistas de entrega y trabajo, Toquero cuajó. Los goles llegaron (hizo 5) y el River consiguió salvarse con holgura a las órdenes de Pouso. Como compañero en la punta de lanza tenía en aquella 07/08 a Oskar Martín, quien curiosamiente lucha ahora de nuevo con los mismos colores por hacer retornar al cuadro de la Margen Izquierda a Segunda B.

Tras su positiva campaña en Sestao es llamado a filas por el Eibar de segunda, donde estará media temporada sumando cuatro tantos. A media campaña caminaría hacia Bilbao, donde las siguientes seis campañas y media ocupando diferentes papeles en nivel de protagonismo.

Después de pasar por la capital bikaina, turno para el retorno al club de su ciudad natal, con nueve tantos que ayudarían al ascenso del Alavés, donde jugaría después su última campaña en Primera División. Estas dos últimas temporadas en activo las ha pasado en Zaragoza.

El delantero con el “2” a la espalda y que compaginaba en Segunda B su oficio de futbolista con el de carnicero, echando una mano en el despacho familiar.

Noticias relacionadas

 

Etiquetas: La Segunda B

Los comentarios están cerrados.