Opinión | La epidemia de las SAD

Puro, carajillo y Mikasa: La columna de opinión de Arturo Alejo Ameyugo


aalejo003
Compartir    Twitter   ·    Facebook
Imprimir

Desde que en 1990 se comenzara a hablar de las S.A.D. ha llovido mucho, en algunos lugares ayudando a florecer a clubes modestos (S.D. Eibar, Villarreal C.F., Getafe C.F.,…) y otros lugares para que las lluvias torrenciales arrasaran con todo (U.D. Salamanca, C.D. Logroñés, S.D. Compostela,…). Todo lo vivido ha llevado a que los aficionados de los equipos más modestos desconfíen de este tipo de figura legal, pero cada vez sean más los equipos que voluntariamente comienzan el camino de la conversión (A.E. Prat, Barakaldo C.F., Langreo, CD Badajoz, C.D. Ebro,…).

La idea inicial de las S.A.D. como una manera de evitar el endeudamiento irresponsable de los clubes de fútbol ha sido un rotundo fracaso como demuestra que en la nueva ley del deporte el Gobierno central pensaba eliminar la obligación de conversión en S.A.D. para disputar las ligas profesionales en España. Cuando las deudas de las S.A.D. han sido reducidas ha sido cuando la propia patronal ha puesto estrictas normas de control económico, aunque haya derivado en situaciones como los descensos administrativos Elche C.F. y Real Murcia C.F. o el caso del Reus.

El problema principal de las S.A.D. es que lamentablemente las malas gestiones no tienen consecuencias para sus responsables y el papel de los abonados se reduce a confiar en el buen hacer y buena fe de los dueños de sus clubes. En caso negativo, pues se unen a la larga lista de víctimas de malas gestiones: Real Oviedo, R. Racing C. de Santander, Deportivo Alavés, U.D. Levante, R.C. Recreativo de Huelva, Écija Balompié,…

Huracán terminó desapareciendo | Huracán Valencia

Puro, carajillo y Mikasa

Por Arturo Alejo

Actualmente existe una tendencia entre los equipos de 2ªB de iniciar un proceso de conversión en S.A.D. con el objetivo de seguir progresando en sus proyectos. Detrás de esta vaguedad existe una realidad creo que mucho más compleja de lo que aparenta, donde el modelo de fútbol español que se está imponiendo nos está arrastrando. Los clubes necesitan recursos económicos para poder seguir siendo competitivos y las S.A.D. son mucho más atractivas a la hora de atraer inversiones económicas, además de que parece ser una figura social más atractiva para que haya personas que se impliquen en las directivas. Todo esto puede ser sólo el inicio de una autentica ola de conversiones si tenemos en mente que en un futuro la RFEF pretende profesionalizar las plantillas de 2ªB al completo. El problema es que el modelo atomizador de la Real Sociedad de Fútbol, donde no hay accionistas mayoritarios, no es posible de realizar en equipos cuya masa social no está capacitada para cubrir las importantes inversiones que supone el proceso. Es decir, los socios pierden el control de su club.

Personalmente, las S.A.D. no me entusiasman en exceso (pese al éxito que vive actualmente mi equipo), porque han demostrado que la mala gestión no se tiene consecuencia para los responsables, favorecen a la parte más oscura del fútbol (Agentes, contratos opacos,…) y el papel de los aficionados se reduce al máximo. Pero lamentablemente, soy consciente que la realidad va a ser que este proceso de conversión de diferentes clubes en la 2ªB es sólo el comienzo y que el fútbol español en categorías nacionales acabará dominado por las S.A.D. abriendo un abismo cada vez mayor con los clubes más humildes de los humildes y los aficionados.

La UD Salamanca, otro de los desaparecidos

Noticias relacionadas

 

Etiquetas: La Segunda B

Los comentarios están cerrados.