La Copa del Rey pone en marcha su novedoso sistema con cuestiones aún por resolver

Un año de muchos cambios para la Copa


LaSegundaBes
Compartir    Twitter   ·    Facebook
Imprimir

El Valencia es el vigente campeón de Copa | RFEF

Este jueves 17 de octubre a las 16:00 horas, en la sede de la Real Federación Española de Fútbol arrancaba de forma oficial la Copa del Rey 2019/2020. Una competición que viene marcada por el cambio en el sistema de juego y que tanta polémica ha levantado en torno a los sectores más conservadores de este deporte. Los 20 equipos campeones de las federaciones autonómicas conocerán los emparejamientos de la eliminatoria previa, de cara a entrar en la fase definitiva donde también harán acto de presencia equipos de Primera, Segunda, Segunda B y Tercera.

Las ilusiones de las aficiones más modestas de España se ponen en marcha, como ocurre en otros formatos similares como el de Inglaterra. ¿Recuerdan al aficionado del Leicester al que pagaron para que retirara una apuesta que hizo por su equipo a que ganaba la Premier League? Ese podría ser cualquier forofo español buscando apoyar a su equipo de esta forma tan peculiar. La mejor referencia para hacerlo tiene que ser la casas oficial de apuestas de LaLiga, Sportium, que con su paquete de bienvenida permite cumplir este tipo de sueños, pero ahora en la novedosa Copa del Rey.

Hasta la fecha tan solo las aficiones de equipos de hasta Tercera División podían soñar con estas posibilidades. Pero ahora el cerco se amplía, es decir, habrá más equipos. Además, las eliminatorias a doble partido tampoco favorecían al fútbol más modesto. Eso se acabó. Que los favoritos se preparen porque no va a haber momento de respiro ni para realizar rotaciones. La revolución en el torneo del K.O. es un hecho.

Una Copa con más de un centenar de participantes

La competición copera de esta temporada alberga a los 20 equipos de Primera División y a los 22 de Segunda de la campaña 18/19, mientras que de Segunda División B están clasificados los 7 primeros de cada grupo. Hay que tener en cuenta que los filiales o los equipos dependientes no entrarían en el torneo y por tanto la plaza pasaría al siguiente equipo mejor clasificado en la tabla. Por tanto, este es el reparto de equipos según estas directrices:

  • Grupo I: Fuenlabrada, Ponferradina, Cultural Leonesa, Pontevedra, Guijuelo, San Sebastián de los Reyes y Unionistas.
  • Grupo II: Racing, Logroñés, Mirandés, Barakaldo, Leioa, Amorebieta y Langreo.
  • Grupo III: Atlético Baleares, Hércules, Cornellà, Lleida, Badalona, Ebro y Olot.
  • Grupo IV: Recreativo, Cartagena, Melilla, Badajoz, UCAM Murcia, Ibiza y Marbella.

A todos ellos se suman 32 conjuntos de Tercera División, donde son los 18 campeones los que se clasifican, además de los 14 subcampeones que hayan alcanzado mejor coeficiente en cada grupo de los existentes. Todos ellos son: Racing de Ferrol, Bergantiños, Lealtad, Marino de Luanco, Escobedo, Laredo, Portugalete, Sestao River, Llagostera, L’Hospitalet, Orihuela, La Nucia, Las Rozas, Zamora, Gimnástica Segoviana, Jaén, Linares, Ceuta, Peña Deportiva, Tamaraceite, Mensajero, Yeclano, Lorca, Mérida, Cacereño, Peña Sport, Haro, Logroñés, Tarazona, Illueca, Socuéllamos y Villarrubia.

Imagen: Real Racing Club

Pero todavía queda espacio para los cuatro semifinalistas de la Copa RFEF y una decena de combinados de las ligas territoriales. Estos últimos son los que inician la competición y disputarán esta primera ronda a partido único el próximo 13 de noviembre. Los que pasen llegarán a la ronda principal, a disputar el 18 de diciembre. Como podemos comprobar, en esta ocasión la Copa arranca mucho más tarde, pero con más emoción que nunca. Los bombos ya han quedado definidos por proximidad, para que haya menos inconvenientes en desplazamientos, y son:

  • Bombo A: Pontellas, Urracas, Barquereño, Tolosa, Becerril y Comillas.
  • Bombo B: Andorra, Andratx, Peña Azagresa y Fraga.
  • Bombo C: Porcuna, Atlético Antoniano, El Palmar, Lobón, Ramón y Cajal y Melilla.
  • Bombo D: Sant Joan d’Alacant, El Álamo, Gran Tarajal y Pedroñeras.

Todos sus puntos polémicos

Como no podía ser de otra forma, no ha habido unanimidad en torno a este movimiento de la Federación hacia un modelo más interesante. Todas las eliminatorias serán a partido único, a excepción de las semifinales que sí que tendrán ida y vuelta. Los emparejamientos se disputarán en el campo del equipo de menor categoría, y si fuera la misma se hará en el estadio del conjunto que saliera primero en el sorteo. Además, los choques en los que juegue al menos un equipo profesional no se disputarán en césped artificial.

Y es que no todos los equipos participantes cuentan con los medios suficientes como para instalar césped natural en sus lugares de juego. Y no solo esto, sino que los medios tecnológicos con los que cuentan son bastante reducidos. Este es el punto más álgido del debate, puesto que la Federación no lo está teniendo fácil para vender los derechos televisivos de la competición. Las televisiones no quieren arriesgarse a tener que desplazarse a lugares donde no garanticen una buena retransmisión, y si lo hacen que sea por una cantidad de dinero razonable.

El organismo que dirige Luis Rubiales está siendo duro de roer en este aspecto e inicialmente pidió en torno a los 30 millones de euros por la adjudicación de estos derechos. Mediapro, Mediaset y la unión entre RTVE y Telefónica han sido los interesados y los que han presentado sus propuestas. Por problemas burocráticos esta decisión se alargó y ahora el precio ha subido hasta los 45 millones por temporada.

Todo esto tampoco ha convencido a los clubes, ya que tan solo Barcelona, Real Madrid, Espanyol y Atlético de Madrid se mostraron a favor del nuevo formato. Al haber más participantes, la repartición de los derechos tiene que ser mayor y eso no convence a los equipos pequeños de LaLiga, que hasta la fecha se llevaban una parte del pastel más amplia.

En la guerra que mantiene el propio Rubiales con Javier Tebas, presidente de LaLiga, parece haber ganado el primero puesto que finalmente los clubes han acatado la decisión de la Federación. Al principio Tebas se mostró escéptico con la remodelación del torneo y lo criticó duramente. Sin embargo, el reparto de oportunidades le ha hecho calmarse y convencerse, no sin esperar detrás de la ventana a que la cosa fracase. Para eso de momento habrá que esperar, a la par que disfrutar.

Noticias relacionadas

 

Etiquetas: Copa del Rey

Los comentarios están cerrados.