Se trata de dos personas involucradas que pueden o no estar casadas entre sí y que participan en una aventura que implica ponerse los cuernos o cocultarse entre sí. Antes de involucrarse en fantasías de cornudos, es vital discutirlas abiertamente con su pareja y tener en cuenta cualquier desafío, como los celos y el juicio social, que pueda surgir al hacerlo. Ambas partes deben comunicarse claramente para establecer límites claros y mantener el bienestar emocional.

¿Qué lleva a algunas personas a aceptar o consentir la infidelidad en sus relaciones románticas?

Los cuernos se asocian con mayor frecuencia con hombres que fantasean con que sus parejas tengan relaciones sexuales con otras personas, aunque las mujeres también pueden disfrutarlo. Las relaciones de cornudos son una forma de no monogamia consensuada y, a menudo, brindan a ambas partes una experiencia agradable y satisfactoria. Muchos de los que se involucran en los cuernos lo hacen para agregar otra dimensión a sus relaciones sexuales: encontrar consuelo al saber que otra persona compartirá momentos íntimos juntos mientras los lleva a discusiones más profundas sobre otras áreas.

Algunas personas también aprecian la dinámica de poder asociada con los cuernos y les resulta satisfactorio ver a su pareja encontrar placer de otras fuentes. Algunos incluso exageran este aspecto de la relación hablando sucio o contando lo que vieron hacer a su pareja con otras personas. A otros les resulta humillante que otra persona pueda complacer a su pareja mejor que ellos y pueden disfrutar amplificando este sentimiento pidiéndole a su pareja cornuda que les informe sobre lo sucedido durante las sesiones de cornudo.

No importa su causa, poner los cuernos es una práctica compleja que requiere una comunicación clara y límites claros entre los participantes. Abordar desafíos como los celos o el estigma social y priorizar el bienestar emocional de todas las partes involucradas es fundamental para unas relaciones de convivencia exitosas. Algunos pueden buscar orientación profesional para afrontar con éxito esta complejidad.

Los estudios han demostrado que la infidelidad suele estar motivada por varios factores

Esto incluye el deseo de tener más encuentros sexuales, sentimientos de incompatibilidad o desequilibrio dentro de una relación, problemas de compromiso y la satisfacción de un anhelo general de poder. Los investigadores también han descubierto que ciertas personas son más propensas a hacer trampa cuando están aburridas de su pareja actual o cuando experimentan dificultades personales en la vida.

Los hombres pueden sentirse amenazados por la infidelidad sexual por razones evolutivas; temen que otro hombre pueda engendrar un bebé de una mujer y, por lo tanto, son reacios a brindar protección, alimentación y cuidado a más hijos fuera de su unidad familiar.

¿Por qué algunas personas se sienten obligadas a cometer infidelidad?
Algunas personas cometen infidelidad porque les produce placer; esto puede implicar satisfacción sexual, física o emocional. Otros pueden encontrar satisfacción al ver a su pareja tener encuentros sexuales con otras personas. Esta forma de infidelidad, conocida como cornudo, prevalece entre las relaciones perversas BDSM.

La infidelidad tiene repercusiones devastadoras tanto para las personas como para las relaciones, incluidos sentimientos de resentimiento, vergüenza, culpa, ira y depresión. Además, la infidelidad daña las redes sociales familiares, provocando sentimientos de aislamiento que afectan a todos los involucrados, lo que hace que la decisión de entablar una aventura sea extremadamente personal y no debe tomarse a la ligera.

Aunque la infidelidad conlleva riesgos importantes, sigue siendo relativamente común

Un estudio informó que el 95% de los participantes heterosexuales dijeron haber tenido alguna indiscreción en algún momento de sus vidas, un hallazgo consistente con investigaciones anteriores sobre este tema. Los investigadores identificaron varios factores asociados con la infidelidad como posibles desencadenantes: querer más sexo del disponible en las relaciones primarias, un nivel insuficiente de intimidad y amor dentro de estas relaciones directas, falta de compromiso debido a factores estresantes situacionales y juicio nublado debido a factores estresantes situacionales.

Otros encuentran atractiva una relación de cuernos debido a la dinámica de poder involucrada y las posibles oportunidades de sentirse humillados por su pareja. Además, comparar dos individuos puede proporcionar estimulación y disfrute, todos ellos sentimientos que atraen a las personas.

Las relaciones de cuernos pueden ser una forma emocionante de agregar sabor y explorar la no monogamia en la vida o simplemente divertirse un poco. Pero la comunicación debe permanecer abierta, con límites claros establecidos. Además, también se deben tomar precauciones como hacerse pruebas o usar protección.

Es fundamental priorizar el bienestar emocional y abordar desafíos como los celos. Participar en debates continuos y brindar acceso a asesoramiento o recursos educativos puede ayudar a navegar mejor la complejidad de una relación de cornudos; Tenga en cuenta que cada dinámica de cornudo es diferente y sus necesidades cambiarán en consecuencia.

¿Por qué algunas personas sienten la necesidad de cometer infidelidad?

A medida que las personas se vuelven más abiertas respecto de la no monogamia y el juego en pareja, más personas hablan de sus fetiches, fantasías y perversiones. Los cuernos son una de esas prácticas; este término se refiere a ver a alguien tener intimidad con otro individuo mientras él mismo experimenta satisfacción sexual; cornudo se deriva del hábito de los pájaros cuco de dejar huevos en los nidos de otras aves sin cuidar ni atender a las crías hasta que eclosionan más tarde.

Los hombres suelen ser quienes practican los cuernos, aunque muchas mujeres también participan en esta forma de abuso. Según una encuesta realizada entre 4.000 hombres por el Instituto Kinsey, el 58% tenía fantasías de compartir a sus parejas con otros hombres, algo que muchos consideran sexualmente desviado o poco saludable.

Sin embargo, los investigadores creen que en realidad puede ser muy excitante. Puede darle al cornudo una sensación adicional de poder o control al saber que su pareja se está acostando con otra persona o la está humillando o menospreciando mediante los cuernos; De cualquier manera, cualquiera que sea la motivación, los investigadores creen que poner los cuernos puede ser excepcionalmente excitante para ambos.

Otra fuente de excitación podría ser el potencial de la infidelidad de sentirse como una no monogamia consensuada, y muchos encuentran que poner los cuernos es más satisfactorio y placentero que la monogamia convencional. Además, ser cornudo le permite a uno experimentar otros deseos sexuales que de otro modo no podrían satisfacer dentro de relaciones monógamas, ¡como el hotwifing!

Los hombres homosexuales a menudo encuentran muy placentero poner los cuernos

Ya que les permite entregarse a fantasías sobre perversiones sexuales que pueden no ser ampliamente aceptadas por la sociedad. Además, un estudio con 580 hombres homosexuales reveló una superposición sustancial entre los cuernos y diversas formas de voyeurismo o sexo grupal que practicaban.

Poner los cuernos no debe tomarse a la ligera. Hacerlo de manera segura y responsable requiere considerable comunicación y consideración por la seguridad física y emocional de todas las partes. Antes de participar en cualquier tipo de actividad de poner los cuernos, las parejas deben discutir sus sentimientos y decidir juntos si se debe probar este problema; Los pequeños pasos hacia la puesta de cuernos en toda regla pueden comenzar en los juegos previos o con terceros antes de seguir adelante a toda máquina.

¿Cuáles son las consecuencias de cometer infidelidad?

La infidelidad causa dolor y daño a las personas, las parejas y los niños. Aumenta el riesgo de enfermedades de transmisión sexual y violencia doméstica, e incluso puede dar lugar a procedimientos de divorcio. La depresión, la ansiedad e incluso el estrés postraumático se han asociado con la infidelidad.

Alguna vez se entendió que poner los cuernos era un signo de traición por parte de la pareja, pero en la cultura actual, los cuernos se han convertido más en un fetiche sexual; los hombres casados suelen disfrutar viendo a sus parejas tener relaciones sexuales con otro hombre; esta práctica suele encontrarse entre swingers o personas involucradas en relaciones abiertas; incluso puede existir entre relaciones monógamas que buscan exploraciones no monogámicas.

Aunque poner los cuernos tiene muchas ventajas, siempre debe hacerse con el consentimiento de ambos socios involucrados. Si bien hablar sobre los cuernos puede resultar incómodo para cualquiera de las partes involucradas, existen formas de abordar el tema de manera segura y adecuada.

Los cuernos se pueden encontrar entre ambos sexos, pero los hombres suelen exhibir este comportamiento más

A algunos les resulta estimulante ver a sus parejas tener relaciones sexuales con otra persona, mientras que a otros simplemente les gusta escuchar lo que pasó después.

Si bien este comportamiento puede verse como una trampa o una ruptura de un compromiso, también puede afirmar el amor y la confianza entre la pareja en diferentes situaciones. Aunque las personas pueden temer que les pongan los cuernos, podría resultar beneficioso según las circunstancias.

Los cuernos son un fenómeno intrigante que está ganando cada vez más aceptación dentro de la comunidad BDSM y en las películas porno online. Siempre debe verse como un acto de liberación y no como una vergüenza por las preferencias sexuales.

Puede haber varias razones por las que las personas eligen los cuernos y puede ser una experiencia extremadamente satisfactoria y saludable. Antes de iniciar este acuerdo, todas las partes involucradas deben asegurarse de que están satisfechas con él y apoyar plenamente su implementación.